La gastronomía de Alcalá de Henares, una huella de Don Quijote

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La gastronomía de Alcalá de Henares se caracteriza por traer recuerdos de alusiones culinarios de El Quijote.  Platos como las sopas de ajo, migas manchegas con chorizo o huevos fritos, y una variedad de platos preparados con verduras frescas de la vega del Henares, además de los más sabrosos asados de cordero y cabritillo, o pescados al horno como el besugo o la lubina.

Esta cocina de Alcalá de Henares es una de las más completas, ricas y variadas de la Comunidad de Madrid. Una riqueza que hunde sus raíces en la España del Siglo de Oro, del scritor Miguel de Cervantes. No hay mejor sitio para disfrutar de una cocina evocadora y única como las calles complutenses, llenas de historia y de lugares que han merecido ser reconocidos como Patrimonio de la Humanidad.

Duelos y quebrantos alcalaínos

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más de vaca que carnero, salpicón las noches, duelos y quebrantos los sábado…De esta forma es mencionado este plato tan conocido era como “Merced de Dios” pues se consideraba que no podía faltar en ninguna casa por pobre que fuese. Ingredientes para cuatro personas: 3 huevos, 100 gramos de panceta de cerdo, Jamón y picadillo, Sesos de cordero, Aceite de oliva, 1 cucharada de vinagre, Sal, pimienta y una hoja de laurel.

Duelos y Quebrantos

Migas

Plato de migas rondeñas
Migas, el plato tradicional manchego

Elaboración de origen campesino que se extendió de tal modo por el país que acabó dando múltiples variantes según las regiones. En Alcalá se prepara de la misma forma que en La Mancha, con pan asentado, cortado finamente, tocino, pimentón y ajo.

El pan ha sido desde tiempo inmemorial un alimento básico para la población y desperdiciarlo un auténtico delito. De ahí que incluso estando duro siempre se buscara la manera de aprovecharlo en alguna de las comidas. Se empezó dorándolo con ajos y grasa de cordero. Después del descubrimiento de América, junto con el oro y otros metales preciosos, comenzaron a llegar a la Península muchos nuevos productos desconocidos para los europeos, entre ellos el pimentón.

En época de Cervantes este ingrediente dio su toque personal a alimentos tan nuestros como el chorizo o el lomo, y sirvió para dar personalidad y su coloración característica a nuestras migas.

Algunas costumbres muy arraigadas en Alcalá se mantienen en la actualidad, como la merienda de chocolate con migas y picatostes. Respecto a los postres y repostería, cabe destacar la Costrada, los dulces de convento y las excelentes Almendras garrapiñadas, las Tejas de Alcalá, dos especialidades de las que se puede disfrutar.

Costrada

Costrada

La costrada de Alcalá es un postre tradicional de Alcalá de Henares (España). Se compone de varias capas de hojaldre, crema pastelera, merengue y almendra. Fue creada en el siglo XIX por los confiteros Salinas, antiguos pasteleros reales.  Es un dulce emblemático de la ciudad.

Rosquillas de Alcalá

Rosquillas

En su paso por Alcalá de Henares, se antoja como imprescindibles probar las Almendras garrapiñadas, las Rosquillas de Alcalá y las tartas costradas, inventadas por los confiteros Salinas, antiguos pasteleros reales. Algunas de estas recetas se pueden encontrar a diario en los principales restaurantes de la ciudad, como el restaurante Abrasador Casa Benito.

Sin embargo, es en sus dos eventos gastronómicos anuales, la Semana Gastronómica y las Jornadas Gastronómicas Cervantinas de octubre, cuando el visitante tiene más oportunidades de probar recetas como ‘el cabrito de la ínsula’, ‘la carne estofada a la Dorotea’, ‘las codornices al vino viejo’ o ‘el conejo pastoril’. Además, en este restaurante, se puede degustar productos como los ibéricos, los quesos de oveja, acompañados de una copita de vino.

Abrasador Casa Benito, un restaurante referente de la ciudad y de la Comunidad de Madrid, donde puedes hacer una parada y comer una carne a la brasa de primera calidad y crianza propia como la ternera añoja, como el Entrecot; y el cerdo ibérico de cebo de campo, el solomillo. Es un restaurante idílico además para visitar los monumentos y curiosidades más destacadas de la ciudad.

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *