Alcalá de Henares rindió homenaje a Manuel Azaña

Los personajes más ilustres de Alcalá de Henares

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Alcalá de Henares es un municipio de Madrid que siempre ha tenido mucha historia, sobre todo literaria en el Siglo de Oro, que abarca dos periodos estéticos, que corresponden al Renacimiento del siglo XVI (Reyes Católicos, Carlos I y Felipe II), y al Barroco del siglo XVII (Felipe III, Felipe IV y Carlos II). Visitar la ciudad de Alcalá de Henares supone mucho más que un recorrido entre un entorno rodeado de monumentos.

Se nos presenta una ciudad repleta de elementos que ver, ya que las culturas celtíbera, romana, visigoda y musulmana dejaron su huella mediante en cada una de sus plazas, calles, rincones y esquinas.  De hecho, Alcalá de Henares ha sido el lugar de nacimiento, muerte, paso o destino de cientos de miles de personajes ilustres de todo tipo: reyes, nobles, santos y santas, eruditos, estudiantes, escritores, impresores, profesores, monjes, religiosas, militares, comerciantes, guerrilleros, aventureros, políticos…todos ellos formaron parte indispensable de nuestra ciudad. De entre todos destacan cuatro por haber tenido en nuestra ciudad su lugar de nacimiento: Miguel de Cervantes, Manuel Azaña, Catalina de Aragón y Fernando de Habsburgo.

Miguel de Cervantes

El binomio Miguel de Cervantes y Alcalá de Henares siempre irán de la mano. Mencionar a Cervantes es referirse a la raíz de la literatura española, al epicentro de todas las cosas y que marcó un antes y un después en la historia de España. Sin embargo, es complicado tratar su figura restringiéndonos al interior de nuestras fronteras: Miguel de Cervantes no es sólo el eje de nuestra literatura, sino también la piedra base de la novela moderna; una de las columnas fundacionales de la literatura universal. El Quijote, hace tiempo inscrito en la mitología occidental y oriental, va más allá del propio Cervantes.

Este novelista, poeta y dramaturgo español se considera que nació el 29 de septiembre de 1547 en Alcalá de Henares y murió el 22 de abril de 1616 en Madrid, pero fue enterrado el 23 de abril y popularmente se conoce esta fecha como la de su muerte. Es considerado la máxima figura de la literatura española, como hemos comentado anteriormente y es universalmente conocido, sobre todo por haber escrito Don Quijote de la Mancha, que muchos críticos han descrito como la primera novela moderna y una de las mejores obras de la literatura universal.

Cuando en 1605 publicó la primera parte del Quijote, alcanzó un gran éxito, lo que le permitió publicar en pocos años lo que había ido escribiendo. Sin embargo, a pesar del éxito del Quijote, Cervantes siempre vivió con estrecheces, buscando la protección de algún mecenas entre los nobles, lo que consiguió sólo parcialmente del conde de Lemos, a quien dedicó su última obra, Los trabajos de Persiles y Segismunda.

Manuel Azaña, el alcalaíno que llegó a ser presidente

Alcalá de Henares rindió homenaje a Manuel Azaña

Alcalá de Henares rindió homenaje a Manuel Azaña

Azaña fue poco en 1936 el primer y único Presidente español nacido en Alcalá de Henares. Una ciudad que, de la que sin renegar, siempre le provocó tristeza pues, desde su casa de la calle Imagen, le dejó huérfano con apenas 10 años. Hijo de Esteban Azaña Catarinéu y María Josefina Díaz-Gallo Muguruza. Su padre fue alcalde de la ciudad y, entre otras cosas, fue el impulsor de la instalación de la estatua de Miguel de Cervantes en la plaza principal.

Lápida de Manuel Azaña

Lápida de Manuel Azaña

Manuel Azaña fue nombrado ministro de la Guerra en el primer Gobierno formado tras la proclamación de la Segunda República Española, el 14 de abril de 1931. Llegaba a esta cartera ministerial con el prestigio de haber dedicado una buena parte de sus reflexiones intelectuales al Ejército y su incardinación en un Estado democrático y se marcó como objetivo de su acción política convertirlo en una herramienta exclusivamente para la defensa de agresiones exteriores.

Catalina de Aragón, reina de Inglaterra

Catalina de Aragón, reina de Inglaterra

Catalina de Aragón, reina de Inglaterra

Conocida como reina de Inglaterra y hija de Fernando II de Aragón y de Isabel de Castilla nació Alcalá de Henares el 16 de diciembre de 1485.  En 1501 contrajo matrimonio con Arturo, primogénito de Enrique VII de Inglaterra, como parte de la política de alianzas diseñada por sus padres para aislar diplomáticamente a Francia. Arturo murió al año siguiente, y los intereses de Estado llevaron a negociar el matrimonio de la viuda con el nuevo heredero, el príncipe Enrique.

De la unión de ambos nacieron seis hijos, aunque de todos ellos sólo sobrevivió María Tudor, futura reina de Inglaterra. Enrique VIII, preocupado por la necesidad de tener un sucesor varón, y a un tiempo enamorado de Ana Bolena, solicitó el divorcio a las autoridades eclesiásticas (1527) con el pretexto de la ilicitud del matrimonio celebrado entre cuñados.

En plena efervescencia protestante, la cuestión se convirtió en una viva polémica sobre la primacía papal en la que participaron teólogos y hombres de letras. Por último, Enrique rompió definitivamente con Catalina (1531) y se casó con Ana Bolena, ya embarazada de la futura reina Isabel I. El arzobispo de Canterbuy, Cranmer, anuló el matrimonio del rey con Catalina (1533), éste se separó de la obediencia a la Iglesia Católica de Roma (1534) y se hizo reconocer como jefe supremo de la nueva Iglesia de Inglaterra. Catalina fue confinada en el castillo de Kimbolton, pero nunca renunció al título de reina.

Fernando de Habsburgo, el emperador alemán

Fernando Alemán de Habsurgo

Fernando Alemán de Habsurgo

Fernando I de Habsburgo nace en Alcalá de Henares el año 1503. Hijo de Felipe el Hermoso y de Juana la Loca, fue el nieto preferido de Fernando el Católico, quien, no obstante revocó su testamento (1512) en el que le nombraba regente hasta la llegada de Carlos I de España y V de Alemania. Fue educado por su abuelo, ya que su madre marchó a Bruselas con su marido y sus otros 3 hijos al poco tiempo de su nacimiento.

La familia regresó año y medio después de la partida hacia Bruselas a causa de la muerte de Isabel la Católica. Juana, fue desheredada, en favor de su hijo Fernando, al que se le concedieron varias rentas y una casa propia. Cuando murió su padre (Felipe), volvió a estar a cargo de su abuelo Fernando el Católico, que le consideró siempre su nieto favorito. Se le puede considerar como el primer infante de los Austrias nacido en suelo español.

Alcalá de Henares es considerada la ciudad literaria española y es por ello que visitando las numerosos monumentos de estos personajes ilustres es interesante visitar un restaurante de calidad como es Abrasador Casa Benito, que se encuentra ubicado en la ciudad y cuenta con especialidades en carnes a la brasa como la ternera añoja y el cerdo ibérico de cebo de campo de crianza propia y primera calidad.

 

 

 

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *