Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Casas colgadas

Casas colgadas en Cuenca

Curiosa, impresionante y con historia. Las Casas Colgadas de Cuenca es una de las edificaciones más inéditas de la historia de España. En menor medida conocidas como casas voladas o casas del Rey se encuentran en la cornisa de la hoz del río Huécar y las más destacadas son “La casa de la sirena” y “Las casas de los Reyes”. Aunque su construcción se remonta hace seis siglos, la declaración de Bien de Interés Cultural fue el 25 de octubre de 2016 gracias a su arquitectura única y su despunte de balcones salientes en el macizo rocoso.

Origen y nacimiento

Casas Colgadas, una imagen significativa de las rutas de la ciudad

Casas Colgadas, una imagen significativa de las rutas de la ciudad

La primera mención de este monumento histórico se remonta con el pintor flamenco Antón Van Den Wyngarede de 1665. En este cuadro se puede ver toda la cornisa de San Martín y la sucesión de los balcones. Se construyeron entre el siglo XV y XVI, aunque su origen es ciertamente desconocido. Algunos afirman que son de origen musulmán y otros, medieval.

Debido al paso del tiempo y su inaudita edificación de arquitectura gótica, muchas fueron derribadas o se cayeron y solo quedan las tres que conocemos actualmente: la ‘Casa de la Sirena’ y las dos ‘Casas de los Reyes’, que compró el Ayuntamiento de Cuenca en los años 20 del siglo pasado para restaurarlas.

En la actualidad, se sustenta con vigas de pino, mampostería y yeso principalmente. Si nos fijamos en la fachada, veremos los adornos de sillería, aparte de las características rejas de los balcones. Sin embargo, lo curioso es que los balcones colgados, se construyeron mucho después que la casa en sí. Fue en 1927 cuando se instalaron y se convirtieron en un referente.

Para llegar a ellas si hacemos turismo, el camino más interesante que podemos tomar es cruzando el también mítico puente de San Pablo. Construido igualmente en el siglo XVI es otra de las marcas de la ciudad. Aunque acabó por derruirse tras 200 años, se reconstruyó de la manera que podemos voy en 1903.

¿Por qué tiene varios nombre?

La variedad de nombres de este monumento histórico de Cuenca resulta curiosa. Lo cierto es que la denominación de “Las casa de los Reyes” se origina debido a que era donde se hospedaban los monarcas en sus visitas. Y pese a que eran conocidas por albergar a reyes, fueron lugar de acogida para personas pobres durante muchos años.

Tanta fue su fama, que incluso la casa de la moneda y timbre utilizó las casas colgadas. Lo hizo para imprimirlas en una moneda de las antiguas pesetas, quedando en la actualidad como galería del coleccionista.

En cuanto a la casa de la sirena, hay una leyenda que lleva siendo contada desde el siglo XVI. La conocida historia se centra en Catalina, una bella dama habitante de Cuenca, que quedó embarazada del Infante Don Enrique. Este luego se convertiría en el rey Enrique II de Castilla. Recluyó a Catalina y a su hijo para que nadie se enterara, hasta que mandó matar a su hijo.

La leyenda dice que Catalina gritaba por su hijo hasta que un día se tiró por la Hoz sin soportar el dolor. Los habitantes de Cuenca decían que aún después de tirarse, se la seguía escuchando. Y que esos gritos se asemejaban al llanto de una sirena.

En la actualidad, quedan tres casas colgadas de las ocho que había en un primer momento y una buena forma de visitarlas y hacer ruta bajo la ladera de la hoz del rio Huecár es hacer un alto en el camino para coger y reponer fuerzas en el magnífico restaurante Abrasador Finca Embid.

Salón de restaurante Abrasador Finca Embid

Salón de Abrasador Finca Embid

Además, este restaurante especializado en carne a la brasa de crianza propia se encuentra dentro de un camping en el que podrás hospedarte para vivir unos días en esta preciosa ciudad y contemplar más zonas de interés como al ciudad encantada o conocer la historia de la Catedral de Cuenca.

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin