Los palacios son uno de los principales atractivos de la ciudad de Toledo

Toledo y sus palacios históricos

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

En pleno centro de España se encuentra la histórica ciudad de Toledo, llamada la ciudad de las tres culturas: árabe, judía y cristiana. Toledo es una ciudad sobre la orilla del río Tajo con varios barrios y una larga y rica historia que se remonta a la Edad de Bronce, a los romanos, visigodos, musulmanes, a los Reyes Católicos y hasta a la Guerra Civil española.

En la ciudad toledana hay muchísimos sitios con enorme belleza e interesantes para visitar. Entre todos estos se alzan los palacios, en concreto, el Palacio de Galiana que tiene especial importancia respecto al resto por lo que ha significado para la ciudad y su dilatada historia.

Pero además del palacio de Galiana, Toledo recoge otros palacios a destacar.

PALACIO DE GALIANA

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\Palacio de Galiana. Foto cedida por FotoDilos.jpg
Vista desde el jardín el Palacio de Galiana, uno de los más emblemáticos de la ciudad

El Palacio de Galiana es un edificio de la ciudad española de Toledo. De origen medieval y ubicado fuera del casco histórico, cuenta con el estatus de bien de interés cultural. Está situado a orillas del Tajo y cuenta con unas vistas privilegiadas en el que se contempla la ciudad en su totalidad. Este monumento fue construido por el Rey Al Mamun durante el siglo X. No obstante, el Palacio de Galiana no recibiría tal denominación hasta el siglo SXVI, en memoria de los fantásticos palacios y jardines en el que vivía la princesa musulmana, Galiana, legendaria hija del rey Galadre. 

Este palacio ha tenido numerosos dueños y huéspedes hasta el siglo XIV, ya que fue cedido a la hermandad de Santa Lucía y después a los monjes de San Jerónimo. No obstante, estos últimos la acabaron vendiendo a la ilustre portuguesa y residente en la ciudad toledana, Doña Beatriz de Silva. En la segunda mitad del siglo XIX la Emperatriz Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III, fue la propietaria del Palacio. 

En 1959 el Palacio fue vendido a Alejandro Fernández de Araoz y su mujer Carmen Marañón. Gracias al arquitecto Fernando Chueca y el historiador Manuel Gómez-Moreno se realizó un proyecto para la restauración a Galiana devolviendo todo su esplendor original. 

En la actualidad, el Palacio de Galiana se compone de una planta rectangular que divide a las nueve salas, así como un patio, un estanque y un precioso jardín.

PALACIO DE BENACAZON

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\Palacio de Benacazón. Foto cedida por voyagevirtuel.net.jpg
Puerta del Palacio de Benacazon

Se trata de un palacio medieval del siglo XV, muy reconstruido. La portada, aunque con elementos originales, podría clasificarse como neomudéjar. Tiene una ventana con yeserías del siglo XVI, y una puerta con arco túmido de ladrillo y alfiz con decoración de azulejos. Tiene dos columnas con capiteles originales islámicos del siglo X.

Este palacio, según los historiadores, se debería denominar «Palacio de los Pantoja», denominación que tuvo al menos desde el siglo XVI al ser la vivienda de Fernán Pérez de Pantoja, señor de la villa sagreña de Pantoja y conocido como «el Portugalés”. Además de los Pantoja, este edificio también fue propiedad de otra importante familia toledana: los Gaytán.

Este palacio es uno de los ejemplos más representativos de las típicas casas toledanas. Su patio de estilo mudéjar, junto con su decoración, basada en yeserías y azulejería, son sus principales atractivos. Con el tiempo ha sufrido numerosas restauraciones. En la actualidad es sede de la Obra Social y Cultural de la Caja de Castilla-La Mancha.

PALACIO ARZOBISPAL

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\Palacio Arzobispal. Foto cedida por Wikimapia..jpg
Vista general del Palacio Arzobispal

El Palacio arzobispal es una de las realizaciones arquitectónicas de más vastas dimensiones de la ciudad española de Toledo. Tipológicamente, no es un edificio unitario, pues en él se han superpuesto varios estilos artísticos. En el siglo XIII Alfonso VIII donó  al arzobispo don Rodrigo Jiménez de Rada unas casas situadas enfrente de la catedral. Poco a poco, este espacio fue ampliando, por obra de los distintos prelados, que iban sucediéndose en la diócesis, conformándose el palacio, como tal, de manera progresiva.

El cardenal Mendoza fue el primer prelado que, en la segunda mitad del siglo XV levantaría el primer arco de palacio o pasadizo de unión de esta construcción, con la vecina catedral. Más tarde, a partir del año 1541, se realizaron profundas remodelaciones, eligiendo, para diseñar las trazas, a Alonso de Covarrubias.

El Palacio arzobispal se muestra, en la actualidad, como un complejo conjunto, con estancias orientadas al exterior, mediante numerosos vanos, que horadan las fachadas, interiormente conectadas por corredores.

PALACIO DE FUENSALIDA

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\Palacio de Fuensalida.jpg
Palacio de Fuensalida

El Palacio de Fuensalida es un palacio construido en la primera mitad del siglo XV. Es la actual sede de la Presidencia de Castilla-La Mancha. El palacio de Fuensalida fue mandado a edificar por Pedro López de Ayala y Castañeda, I conde de Fuensalida, a comienzos del siglo XV. 

Durante el siglo XVI fue sede de la corte de la emperatriz Isabel de Portugal mientras se ejecutaban las obras del Alcázar, y en este mismo lugar murió a consecuencia del parto de su sexto hijo, Juan, el 30 de abril de 1539. El edificio está localizado en el Plaza del Conde, junto a la iglesia de Santo Tomé. En la actualidad es la sede de la Presidencia de la Junta de Castilla-La Mancha y lugar de celebración de los plenos del Consejo de Gobierno.

 La historia del Palacio de Fuensalida de Toledo se vincula a figuras históricas como Garcilaso de la Vega, El Greco, o Lope de Vega, pero especialmente a las de Carlos I y su esposa la emperatriz Isabel de Portugal, madre de Felipe II. La fachada del palacio es de fábrica de mampostería encintada y pilastras de ladrillo. Su austeridad no revela el refinamiento del interior, sus estancias enfrentadas se abren a un gran patio porticado de estructura rectangular, dispuesto en dos alturas. Destaca la potencia, estilismo y brío de sus dieciséis pilastras octogonales coronadas por capiteles, decorados con cabezas y escudos de las familias Ayala y Castañeda. 

Pero además de la ciudad de Toledo, diferentes municipios toledanos ostentan palacios importantes como es el del municipio de Oropesa (el Palacio Condal ), Ocaña (Palacio de los Cárdenas),  La Puebla de Montalbán (Palacio de Los Condes de La Puebla Montalbán), y de Consuegra (Palacio Prioral).

Entre tanto recorrido de palacios, siempre es una buena opción comer para recargar pilas y seguir viendo palacios en el  restaurante Abrasador Toledo. Este asador dispone de una amplia carta con varias especialidades; sobre todo, la carne a la brasa ya que es de crianza propia tanto la ternera añoja como el cerdo ibérico de cebo de campo.  Este restaurante es un lugar perfecto para una comida o cena para disfrutar de sus alimentos frescos, tapear con los amigos o incluso cena de equipos y expediciones en el que este asador dispone de presupuestos a medida.

Vista interior del Restaurante Abrasador Toledo
Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *