Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  

Puentes de Toledo, una ruta arquitectónica al pasado

Panorámica de Toledo desde el río

Puentes de Toledo, una ruta arquitectónica al pasado

Las rutas a pie con vistas de postales se convierte en un agradable paseo. Puentes y puentes: la ruta entre puentes de Toledo es una de las actividades y recorridos más recomendados para desengranar la “ciudad Imperial” y conocer cada rincón de la misma, aprovechando para conocer la ciudad a pie y disfrutar con las vistas y los monumentos. Parte de este camino discurre por la senda ecológica y otro tramo por las calles de la ciudad.

En el recorrido se puede observar varios hechos históricos monumentos: el Alcázar, el Castillo de San Servando, la Academia de Infantería, los restos del acueducto romano, el Torreón del Baño de la Cava e incluso el Monasterio de San Juan de los Reyes. Todo ello sumado a inmemorables vistas de edificios con teñida historia.

El primer puente es el Puente de Alcántara. Está formado por tres arcos y en sus dos extremos, dos puertas fortificadas. En el período musulmán era el punto de control de acceso a la Alcazaba.

Puente de Alcántara

Puente de Alcántara

Se tiene constancia de su construcción durante la fundación de la ciudad romana de Toletum. Durante el tiempo ha sufrido modificaciones siendo durante el reinado de Alfonso X cuando se le añadió el torreón occidental, y que posteriormente los Reyes Católicos decoraron con su escudo de armas.

En la época medieval fue la puerta de entrada a la ciudad para todos los peregrinos que la visitaban. El torreón oriental fue sustituido por un arco barroco en el siglo XVIII.

El Puente de San Martín está situado en la zona oeste de la ciudad. Está formado por cinco ojos y a los lados cuenta con dos torreones.

Puente de San Martín en Toledo

Puente de San Martín

Su construcción data del siglo XIII, pero ha sufrido varios daños a lo largo de su historia, siendo el pero de ellos cuando en el siglo XIV cuando Pedro I de Castilla le prendió fuego a las puertas del puente. Posteriormente también hubo modificaciones, como durante el reinado de Carlos II en el que se ensancharon sus accesos.

El camino entre puentes es largo por lo que se recomienda ir con calzado adecuado y ropa cómoda. En la mochila no puede faltar ni la botella de agua ni la cámara de fotos. Se aconseja evitar las horas centrales del día en verano o días de mucho calor.

Esta ruta por los puentes de Toledo es volver al pasado, a las joyas arquitectónicas de la ciudad. Además, muy cercad de esta ruta puedes encontrar el restaurate Abrasador Toledo para degustar la mejor gastronomía con carnes de ternera añoja de crianza propia y cerdo ibérico de crianza propia.

Salón Restaurante Abrasador Toledo

Salón Abrasador Toledo


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •