Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  

La Plaza de Toros de Ronda, la cuna de la tauromaquia moderna

La Plaza de Toros de Ronda, propiedad la Real Maestranza de Caballería de Ronda, por su historia y por su arquitectura es considerada la más antigua y monumental Plaza de Toros de España. No es por casualidad, Ronda se considera una de las cunas de la tauromaquia moderna, surgida en el Siglo XVIII, en una ciudad donde se conservaba muy viva la tradición de la caballería al existir una corporación dedicada a que no se perdiera el arte ecuestre.

imagen desde el público de la Plaza de Toros de Ronda, Málaga

Plaza de Toros de Ronda, Málaga

De estilo neoclásico, es una de las más antiguas y bellas plazas de toros. El edificio, de singular belleza, está atribuido a Martín de Aldehuela. Es el tercer monumento más visitado de la Comunidad Autónoma Andaluza. La portada de acceso es de gran interés arquitectónico, con un balcón central forjado en finísimos hierros con alusiones taurinas, soportado por columnas toscanas, con el escudo real en el centro. Su ruedo, con 66 mts. de diámetro, es el más ancho del mundo.

imagen de la Panorámica de la plaza de toros de Ronda

Panorámica de la plaza de toros de Ronda

Tiene cabida para 6.000 espectadores. En la tarde del 27 de mayo del año 2000 acogió la inauguración de la Escuela Taurina de Ronda.

Toro histórico: El 21 de mayo de 1864 se lidia en la plaza de toros de Ronda (Málaga) a Marismeño, toro de la vacada de Dolores Monje, viuda de Murube. Tomó el extraordinario número de cincuenta y una varas, matando cuatro caballos; se le quiso perdonar la vida, pero por las muchas heridas que tenía fue imposible. El público pidió, y así se hizo, que a la hora del arrastre le dieran la vuelta al ruedo tocando la música en su honor.

Monumento al toro de lidia de la plaza de toro de Ronda, Málaga

Monumento al toro de lidia de la plaza de toro de Ronda

HISTORIA

Las necesidades de defensa del territorio hicieron que Felipe II fundase en 1.572 La Real Maestranza de Caballería de Ronda, actual propietaria del coso, para que se mantuviese el necesario manejo de los caballos.  Para ello este cuerpo dedicó un espacio de la ciudad para los ejercicios ecuestres, entre los cuales, como es tradicional en España desde la Edad Media se incluyeron los juegos de destreza con toros.

imagen de la Panorámica de la plaza de toros de Ronda

Panorámica de la plaza de toros de Ronda

Cuando en el siglo XVIII los toreros a pie toman el relevo de los caballeros en los juegos con el toro, surge en Ronda la familia de los Romero, que durante tres generaciones reúne a los toreros más singulares de la época. Entre ellos, destacó sobre todos Pedro Romero (1754-1839), figura cumbre y la más representativa de la tauromaquia. Se retiró después de estoquear más de 5000 toros sin recibir el más mínimo rasguño. Su personalidad consiguió que su oficio alcanzara dignidad social y respeto, al reunir valor, destreza, y sentido estético.

El auge del toreo llevó a la Real Maestranza de Caballería de Ronda a erigir su famosa plaza, obra que se atribuye a Martín de Aldehuela, el mismo arquitecto del grandioso Puente Nuevo sobre el Tajo de Ronda.

La construcción de la plaza duró seis años y fue inaugurada en 1785, con una corrida de toros en la que actuaron Pedro Romero y Pepe Illo. Concebida en piedra arenisca con un esquema monumental, la nobleza de su traza arquitectónica, con su doble galería de arcadas y la ausencia de tendidos al descubierto, le confiere un espíritu más de claustro que de recinto para espectáculos taurinos, recordando al patio circular del famoso Palacio de Carlos V en la Alhambra de Granada. Su ruedo de 66 metros de diámetro está circundado por un callejón formado por dos anillos de piedra. Los tendidos tienen cinco filas de gradas, de dos pisos, con 136 columnas formando 68 arcos de columnas toscanas, salvo las del Palco Real. Cubierta con tejado a dos aguas de teja árabe, la elegancia de su interior no tiene parangón en ninguna otra plaza de toros.

En el siglo XX, una segunda dinastía de toreros rondeños, los Ordóñez, constituye otra aportación de Ronda a la historia de la Tauromaquia. Cayetano Ordóñez y su hijo Antonio Ordóñez despertaron, por su manera de concebir el toreo, el interés de personajes tan ilustres como Orson Wells y Ernest Hemingway.

Fue precisamente Antonio Ordóñez quien en 1954 creó la mundialmente conocida corrida goyesca, donde el exorno y la vestimenta nos trasladan a la época del pintor Goya.

En el interior de la Plaza de Toros de Ronda se pueden visitar el museo de tauromaquia, la Real Guarnicionería de la casa de Orleans y la Colección de armas de fuego antiguas.

Corrida goyesca de Ronda

foto del año pasado de la corrida goyesca en la plaza de toros de Ronda

Corrida Goyesca en la plaza de Ronda

La corrida goyesca de Ronda está compuesta por matadores de toros, banderilleros y picadores, todos ellos vestidos con trajes goyescos, una vestimenta surgida en el Madrid del siglo XVIII y utilizada hasta el siglo XIX por su burguesía para, posteriormente, extenderse su uso al resto de España.

La primera corrida goyesca de Ronda se celebró con el II Centenario del nacimiento del torero Pedro Romero en el año 1954 y por influjo de Cayetano Ordóñez en la plaza de toros de Ronda, propiedad de la Real Maestranza de Caballería de Ronda.

Actualmente, se celebran durante los primeros días de septiembre enmarcadas en las Ferias y Fiestas de Pedro Romero de Ronda junto a una novillada con picadores y otra corrida de rejones, así como el tradicional Concurso Exhibición de Enganches de Ronda. Francisco Rivera Ordóñez desempeña la labor de empresario para esta tercera etapa.

Gastronomía

Imprescindible parar a comer en Restuarante La Carreta de Ronda por sus especialidades de carne a la brasa de cerdo ibérico de cebo de campo y ternera añoja de crianza propia. Además, entre sus especialidades destacan las migas rondeñas y el rabo de toro.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •