El tempranillo, uno de los bandoleros más famosos en Ronda

Los bandoleros y Ronda

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El nacimiento de los bandoleros en la ciudad malagueña de Ronda surge en el siglo SXVIII a partir de la defensa de la ciudad ante las tropas de Napoleón Bonaparte. De hecho, cerca de 1400 rondeños se unieron a las tropas de Sevilla y Granada en su lucha contra los franceses que fueron derrotados en la batalla de Bailén haciendo que José Bonaparte abandonara Madrid y Napoleón tomara el mando de sus tropas.

Tras la Guerra de la Independencia, se dice que había guerrilleros que asaltaban los caminos y vivían vagando por el monte aprovechándose de los más inocentes e incautos. Se hicieron tan populares que su imagen, con su característico atuendo y sus trabucos, quedó relacionada ya para siempre con Ronda. La guerra mantenida con los franceses tuvo como consecuencia la destrucción de edificios como el Alcázar, los molinos, almazaras y cultivos, llevando a la población a una situación precaria de ahí la agrupación en la sierra de gentes y contrabandistas en ruta a  Gibraltar hasta principios del siglo XX.

El bandolero en la serranía también adquiría otros cometidos, iba muy  unido en la mayoría  de los casos al contrabando en su ruta hacia Gibraltar y a la afición del toreo, ejemplo de ello tenemos a José Mª el Tempranillo, Juan Caballero, el famoso Vivillo, y como no José Ulloa Navarro “Tragabuches”, uno de los componentes de los siete niños de Écija que luchaban contra las tropas francesas además de bandido, contrabandista y torero, cantaba y según dicen no del todo mal.

Diego Corriente ‘El Bandido Generoso’

Retrato de Diego Corriente ‘El Bandido Generoso’

Fue el primer ejemplo de bandolero que ayudaba a los más necesitados. Una especie de Robin Hood nacido en Utrera y ligado a los jornaleros andaluces.

José Ulloa Navarro ‘El Tragabuches’

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\Tragabuches.jpg
El bandolero, «El tragabuches»

Era uno de los más célebres integrantes de ‘Los Siete Niños de Écija’, una de las cuadrillas de bandoleros más conocidas de la Andalucía del siglo XIX. Su profesión era torero, pero dejó los ruedos tras matar a su mujer y al amante de ésta. Tras el suceso, se alistó en la banda de bandoleros. Una vez disuelto el grupo, se perdió su rastro. Hoy se pueden encontrar referencias a su vida y a la de otros personajes de la época en el Museo del Bandolero de Ronda

José María Hinojosa, bandolero más conocido como El Tempranillo

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\eltempranillo-Mesón-Despeñaperros.jpg
Retrato de «El Tempranillo»

Vivió una vida intensa pero corta, dejando un dilatado recorrido por pueblos andaluces, en los que se mezclan leyendas y hechos verídicosEntre esos municipios está Alameda, el pueblo donde fue asesinado a traición  a manos de otro bandido, “El Barberillo”, que siempre había mostrado cierta envidia por él y dónde se encuentran sus restos mortales. En sus últimos años, pasó de ser un forajido a ponerse a las órdenes de Fernando VII para perseguir a otros bandoleros. Además de la que hoy es su tumba, en el patio de la iglesia de la Inmaculada, se puede visitar el hotel rural que lleva su nombre, donde se pueden encontrar algunos documentos relacionados con su vida. Ya en tierras cordobesas se puede visitar en relación con éste y otros malhechores de la época el Museo del Bandolerismo, situado en la pedanía lucentina de Jauja, donde nació El Tempranillo.

Museo del bandolero

Interior del museo del Bandolero

En la Serranía de Ronda vivieron la mayoría de bandoleros, pero muchos llegaron de distintos puntos de la geografía andaluza y nacional. El Museo del bandolero es un atractivo en la capital del Tajo. De forma amena explica la historia del bandolerismo en España y, sobre todo, en Andalucía. Muestra un recorrido desde los inicios románticos del bandolerismo al problema social en el que derivó.

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\institu4.jpg
Entrada al museo del Bandolero

El Museo está estructurado en torno a cinco salas. Todas componen un recorrido para conocer a los bandoleros a través de imágenes originales, documentos históricos, como partidas de bautismo, certificados de defunción, edictos, cédulas o sellos. También se conservan objetos de la época tales como monedas, trabucos, navajas o pistolas. Un personaje, el bandolero, para conocer toda una etapa de nuestra historia.

Entre tanto historia del bandolerismo y la visita al Museo del Bandolero, es interesante visitar a Abrasador La Carreta también situado en la localidad de Ronda, especialista en carne a la brasa de crianza propia de ternera añoja y cerdo ibérico de cebo de campo, así como gastronomía local de la zona como las migas rondeñas o el rabo de toro.


Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *