Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Santuario Virgen de la Sierra

Santuario Virgen de la Sierra

La localidad se encuentra en las primeras estribaciones de los montes de Toledo, en plena comarca de La Mancha de Ciudad Real. En su territorio vuelve el río Guadiana a la superficie, en el Paraje de los Ojos,  de ahí que forme parte del nombre de la localidad.

Habitada desde tiempos remotos, varias son las civilizaciones que han forjado el carácter de los 11.125 villrrubieros que hay en la actualidad, aunque en época estival alcanza un mayor número de personas. Es una población cuya actividad agrícola posee gran importancia, de hecho, el cultivo más extendido es la vid, seguido del olivar.

Pasear por sus calles es admirar su historia a través de los edificios y monumentos que nos vamos encontrando, y que sin duda responden a porqué visitar Villarrubia de los Ojos.

Torre del reloj

Situada en la Plaza de la Constitución, obra del arquitecto Sebastián Rebollar del año 1891 de estilo neomudéjar. Se realizó con el fin de albergar el antiguo reloj de la villa, situado anteriormente en el último cuerpo de la torre de la Parroquia.

Actualmente la Oficina de Turismo se halla en esta torre.

Torre del Reloj

Torre del Reloj

Casa Sánchez-Jijón

Este edificio se halla situado en la calle Jijones. Casa solariega del siglo XVIII, cuna de la ganadería jijona a manos de los hermanos Sánchez-Jijón.

Dispone de un interesante patio interior con distintas dependencias, destacando también su portada coronada por escudo. Actualmente es propiedad privada y no se puede vistitar su interior.

Casa Sánchez-Jijón

Casa Sánchez-Jijón

Casa Díaz Hidalgo

Casa solariega cuya fachada se compone de sillar almohadillado y piedra, coronada con el escudo de la familia. Sólo puede visitarse su exterior.

Casa Díaz Hidalgo

Casa Díaz Hidalgo

Parroquia Nuestra Señora de la Asunción

Obra del s. XVI, emplazada en el mismo lugar que ocupó el Castillo de Villarrubia de los Ojos, con planta de una sola nave, ábside poligonal, bóveda de crucería y contrafuertes de sillar y sillarejo. A los pies se abre la puerta románica de la iglesia del Castillo.

En 1799 el Duque de Híjar mandó construir la Capilla de la Virgen de los Dolores, para albergar dicha imagen, y como lugar de enterramiento para nobles y doctores de la iglesia. Destaca el retablo barroco de la Capilla de la Virgen de la Sierra, obra del s. XVII, donde permanece una obra pictórica de Antonio Guijarro de 1951; este retablo es una joya escultórica sobreviviente a la Guerra Civil. No tuvo la misma suerte el retablo del altar mayor, puede que obra del escultor D. Giraldo de Merlo del s. XVII, réplica del altar mayor de la Catedral de Ciudad Real. El actual es una donación posterior a la Guerra Civil.

La torre de la Parroquia superaba en altura la Catedral de Ciudad Real. En 1881 el último cuerpo de la torre, donde permanecía el reloj de la villa, amenazaba ruina, viniéndose abajo en 1890. Será en 1977 cuando se le añade el actual chapitel.

Parroquía Nuestra Señora de la Asunción

Parroquía Nuestra Señora de la Asunción

Santuario Virgen de la Sierra

A doce kilómetros al oeste del pueblo, en las estribaciones de los Montes de Toledo, se encuentra el santuario de la Virgen de la Sierra.

En un principio debió tratarse del emplazamiento de un poblado visigodo, por los restos que se han encontrado (tumbas, sarcófago, etc). En las cercanías, unos enterramientos nos hablan de una necrópolis musulmana. En el s. VI el papa Gregorio I donó la imagen de la Virgen de la Sierra.

Hacia el 711, con la llegada de los árabes a España la imagen de nuestra patrona es escondida en un árbol, sacándola posteriormente en tiempos de paz. En 1936 el Santuario es invadido y un año más tarde se quema la imagen, salvándose del fatídico hecho las manos de la Virgen y la cabeza del niño. A partir de esas piezas y con la colaboración de un villarubiero, en 1941 se realizó una réplica de la anterior imagen, imagen que a pesar de tratarse de una virgen sentada en un trono, permanece vestida con un manto, tradición muy antigua. En este Santuario se celebran dos Romerías, fiesta local.

Santuario Virgen de la Sierra

Santuario Virgen de la Sierra

  

Iglesia Convento Madres Clarisas

Iglesia de una sola nave, de pequeñas dimensiones, anteriormente enclavada en otro lugar de la localidad bajo el nombre de Ermita de S. Sebastián, sede de la Real Hdad. de la Soledad y Vera Cruz desde 1736. Con la llegada de las Monjas Clarisas en 1884 se le añade un monasterio. Restaurada tras la Guerra Civil, guarda en su interior la imagen de la Virgen que da nombre a la Hermandad.

Iglesia Convento Madres Clarisas

Iglesia Convento Madres Clarisas

Ermita de San Cristóbal

Obra del s. XVI, situada en el llamado Balcón de La Mancha, en las estribaciones de los Montes de Toledo, y desde donde se aprecia la llanura manchega.

Desde un principio se celebraba en ella la Fiesta de la Cruz de Mayo y desde 1986 la Romería de San Cristóbal el 10 de Julio.

Ha sufrido varias restauraciones, la principal posterior a la Guerra Civil.

Ermita de San Cristóbal

Ermita de San Cristóbal

Ojos del Guadiana

Ojos del Guadiana

Ojos del Guadiana

Los Ojos del Guadiana se sitúan en el término municipal de Villarrubia de los Ojos, y son las fuentes tradicionales, o el punto de sugerencia principal histórica donde convencionalmente se consideraba que nacía el río Guadiana, -al menos en su tramo medio-. Esto era debido a su potencia y constancia, ya que el resto de afluentes de cabecera (Valdejudíos, Riánsares, Amarguillo, Záncara, Cigüela, Córcoles y Azuer) eran ríos de un marcado carácter estacional con acusados estiajes, siendo habitual que pasaran tiempo sin correr -y de hecho, salvo el Azuer, ninguno ha seguido corriendo desde 2013-.

La realidad es mucho más prosaica, ya que el sistema hídrico del Guadiana no es una corriente subterránea como tal, sino un enorme sistema acuífero formado por estratos porosos de caliza, que permiten tanto la infiltración del agua como su discurrir general hacia el noroeste, a favor de la pendiente del terreno. Esto provoca que el agua pueda desplazarse lentamente, acumularse en las zonas más bajas y emerger allí donde el terreno corta el nivel freático, como sucedía en estos manantiales. Por ello la leyenda del río que emerge de nuevo, si no exacta, al menos desde un punto de vista hidrogeológico podría aproximarse a la realidad.

Desde el criterio hidrológico-estructural, los Ojos del Guadiana podrían clasificarse como un humedal tipo “hidrohumedal de descarga.

Después de visitar todos estos sitios históricos puedes aprovechar por acercarte al complejo rural El Mirador de La Mancha con alojamientos rurales y además con un magnífico restaurante especializado en carne a la brasa tanto ternera añoja como el cerdo ibérico de cebo de campo y cocina manchega como es Abrasador El Mirador de La Mancha en plena naturaleza y con un servicio magnífico en el que podrás disfrutar.

Salón de eventos abrasador mirador de la mancha

Salón de eventos decorado

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin