Plaza Mayor de Almagro al lado de Abrasador de Almagro

Historia de la Plaza de Almagro

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La ciudad de Almagro siempre tiene varios atractivos conocidos para su visita. El Corral de las Comedias, por su historia y exclusividad en España (único en su género en todo el mundo, declarado Monumento en 1955), junto a la Plaza Mayor de Almagro son dos de sus principales argumentos para hacer una detenida visita en la localidad manchega. 

El Corral de Comedias, único en España

La Plaza Mayor de Almagro es para la localidad el punto de encuentro desde su edificación tanto por su puntos comerciales como históricos. Este conclave se constituye como el centro administrativo, comercial y social de la ciudad. Los edificios que la forman tienen en la actualidad uso doméstico y comercial. Además, se encuentra ubicada en el centro del casco antiguo y se desconoce la configuración inicial de la plaza ya que el espacio fue profundamente remodelado en el siglo XVI y posteriormente, en el siglo XIX.

Vista de la principal plaza de Almagro, la Plaza Mayor

Arquitectura

En un primer momento, los corredores superiores eran de carácter público, pero en la segunda mitad del siglo XIX se procedió a su privatización y acristalamiento. Se configura como un espacio público alargado y homogéneo, delimitado por soportales comerciales en planta baja y dos niveles de galerías acristaladas formadas por una estructura de pies derechos y zapatas de madera, con carpinterías de madera en color verde. 

Imagen cedida por arquitectura popular

En planta es un espacio rectangular ligeramente irregular de ciento cinco metros de largo y treinta y siete de anchura, la estructura adintelada de los soportales se compone de ochenta y una columnas toscanas de piedra caliza.

Su tipología coincide con la típica de la plaza manchega en una segunda fase de evolución. Mientras que la primera fase sería la de plazas con galerías abiertas, balaustres y pies derechos de madera, la segunda fase será de galerías cerradas a modo de palcos acristalados y la tercera consistirá en el tabicado de las galerías con fábrica, pero manteniendo el entramado estructural de madera. 

Imagen cedida por arquitectura popular

La parte oeste de la plaza se encuentran de edificios de propiedad privada que continúan el lado mayor sur de la plaza y se puede asimilar al tercer grado de evolución en la tipología de las plazas manchegas: galerías tabicadas con fábrica pero manteniendo el entramado estructural de madera, aquí oculto en ocasiones tras el revoco. Una vez terminado este tramo, los edificios pierden el soportal, tal y como puede observarse al fondo de la fotografía de la derecha. 

Tiene una singularidad especial debido en parte a la proporción excesivamente alargada de su planta, y a la perfecta regularidad de las fachadas de sus lados mayores, sólo interrumpida por la Casa del Señorío de Molina.

Dentro de su uniformidad, la plaza cuenta con elementos singulares: edificios, accesos y zonas de transición son los más destacados. Como edificio singular, pero adaptado al resto del conjunto, se encuentra la Casa del Señorío de Molina, situada en el lado sur de la Plaza Mayor junto al Corral de Comedias, rompe el ritmo regular de soportales y galerías acristaladas

Construcción y transformación

La plaza medieval sufrió una notable transformación a lo largo del siglo XVI, coincidiendo con la llegada a Almagro de los Fúcar, banqueros súbditos del emperador Carlos V. 

Se levantaron nuevos edificios en la plaza y se debe a ellos la influencia de las galerías acristaladas, que ennoblecen y dan un aspecto singular a los dos lados mayores de esta Plaza Mayor de Almagro, denominación con la que tradicionalmente se le ha conocido, aunque en distintos momentos haya recibido otros nombre como de la Constitución, de la República, Real o de España, tras la última Guerra Civil. 

En la década de 1960 se comenzó su restauración que concluyó en 1967, tal como figura en una placa colocada en el edificio del Ayuntamiento. La obra, dirigida por el arquitecto Francisco Pons-Sorolla, devolvió al singular conjunto la nobleza y el esplendor del siglo XVI.

La Plaza Mayor en sus inicios

De planta rectangular irregular, uno de sus lados mayores se abre en la parte correspondiente al Palacio Maestral, y según planos antiguos tiene 125 varas de longitud por 44 de anchura, es decir, 104,5 por 37 metros, aproximadamente.

La Plaza Mayor de Almagro ha sido testigo de múltiples espectáculos de procedencia nacional e internacional: ha visto en su cielo estrellado las acrobacias aéreas del Quijote y ha vibrado su empedrado suelo con la palabra eterna de los autores clásicos, con música en vivo, teatro, danza, caballos o magos. Universos artísticos que han impregnado de luz barroca este singular espacio abierto, equilibrado, noble y elegante: el corazón de Almagro.

Durante la visita a Almagro, se encuentra la magnífica posibilidad de visitar para comer en el restaurante Abrasador Almagro, donde son especialistas en carne a la brasa de crianza propia tanto de ternera añoja y cerdo ibérico de cebo de campo. Además, se pueden disfrutar de otras especialidades de la casa como los «deseos carnosos» o los «duelos y quebrantos».

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *