Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Cuenca siempre merece la pena visitarla por diferentes motivos Antes de entrar en la ciudad, merece la pena pararse a observarla en la distancia, porque la panorámica de verla “colgando” sobre las rocas es fantástica. Desde el Convento de San Pablo, actual Parador de Turismo, podrá disfrutar de la vista, con el Puente de San Pablo y las emblemáticas Casas Colgadas desafiando a las alturas. El recorrido por las calles, plazas y pasadizos del centro histórico permite contemplar un amplio muestrario de palacios, iglesias, conventos, torres y edificios de diferentes estilos artísticos.

Destacan, entre otros sitios, la Catedral, la Plaza Mayor, el Ayuntamiento, Convento de San Pablo, las Casas Colgadas o los famosos rascacielos del barrio de San Martín. También conviene acercarse a las Casas Colgadas para ver la importante colección de arte contemporáneo que posee el Museo de Arte Abstracto Español, instalado en su interior. Aunque las Casas Colgadas son por defecto la imagen más significativa de la ciudad, hay otros monumentos y palacios que también son importantes e históricas para la ciudad conquense. A continuación, detallamos algunos de los edificios más históricos de Cuenca.

  

Palacio Provincial de Cuenca

Palacio Provincial de Cuenca

Palacio Provincial de Cuenca

Es el órgano institucional propio de la provincia de Cuenca y al que corresponden el Gobierno y la administración autónoma de los municipios que conforman la provincia conquense. La Diputación de Cuenca fue creada en 1835, como consecuencia de la división territorial de España en 1833. Es de los edificios considerados más importantes de la provincia. Ejerce competencias en materia de Obras Públicas o Educación, así como funciones intermedias entre los municipios y la Administración regional y del Estado.

Ayuntamiento de Cuenca

ayuntamiento de cuenca

ayuntamiento de cuenca

Se encuentra en la principal plaza de la ciudad, la Plaza Mayor (antiguamente la Picota) La casa consistorial de Cuenca es la sede del ayuntamiento.  Es uno de los edificios más representativos del barroco de Cuenca. Es de planta rectangular, con dos cuerpos a ambos lados; tan marcados que, en la documentación, cuando se habla de Ayuntamiento, se hace referencia a Casas Consistoriales y sus dos viviendas.

La fachada está articulada en tres plantas, y se matiza cada una de ellas (que van decreciendo según ganan en altura) con pilastras de diferente orden. La primera planta está constituida por una arquería abierta, que permite el paso de la calle principal a la plaza. En la segunda planta hay una división tripartita, con pilastras jónicas, en este caso, se mantienen en la planta noble, en la que Bort situó la Sala del Ayuntamiento y sus conjuntas oficinas.

En esta planta, se abren tres vanos, con un balcón corrido, que están decorados con baquetones, pilastras cajeadas y frontones curvos y rotos. En la tercera plana, se duplican los vanos y, por lo tanto, el ritmo y las proporciones de los elementos arquitectónicos que la componen. Ostensiblemente minimizado, este piso alto incorpora la superficie del ático al diseño del paramento de la fachada, para compensar su desequilibrio respecto del piso noble.

El Palacio Episcopal

 

Palacio episcopal de Cuenca

Palacio episcopal de Cuenca

El Palacio Episcopal de Cuenca está adosado a la catedral por el lado sur, en la calle Obispo Valero, en pleno centro de la ciudad antigua. El palacio ocupa lo que antes fueran las casas del cabildo de la catedral, y su edificio primitivo es del siglo XIII, posteriormente se amplió en los siglos XVI y XVII. De cada una de estas fases existen claras muestras en su interior, pero su principal período es el segundo, el siglo XVI, del cual se conserva un magnífico patio en claustro. En la puerta de acceso se puede ver el escudo de su patrocinador, el obispo Flores Osorio. Una parte del palacio está ocupado por el Museo Diocesano Catedralicio de Cuenca.

Casas Colgadas

Casas Colgadas, una imagen significativa de las rutas de la ciudad

Casas Colgadas, una imagen significativa de las rutas de la ciudad

Las Casas Colgadas es decir Cuenca. Su gran baluarte. En plena Hoz del Río Huécar, encima de la carretera que lleva al pueblo de Palomera y justo al otro lado del Parador de Turismo, como si de un cuento de hadas se tratara, se encuentran las Casas Colgadas. Su arquitectura es gótica, y responde a los estándares típicos y populares de otras construcciones conquenses. 

Es un auténtico símbolo de la villa de Cuenca. Las Casas Colgadas no dejan indiferente a nadie. En el año 2016 fueron declaradas Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento, título más que merecido. Toca conocer un poco más sobre este icono conquense. Del conjunto de estas casas sólo tres son visitables: la casa de la Sirena, que aloja un mesón donde degustar la tradición, y las Casas del Rey, que permiten observar elementos originales de construcción en su interior, como la viguería de madera y que albergan, para deleite de todos, «el más bello pequeño museo del mundo”: el Museo de Arte Abstracto Español.

Catedral de Nuestra Señora de Gracia

 

catedral de cuenca

catedral de cuenca

La catedral es de estilo gótico con claras influencias francesas. El exterior ha perdido su carácter gótico debido a las innovaciones introducidas durante el Renacimiento. Es de planta de cruz latina y tiene un ábside poligonal de siete lados. El triforio es un resto de la estructura normanda original. Es único en España y además, la decoración sirve para contrarrestar el empuje de las bóvedas. La fachada principal tiene tres puertas de acceso. El altar mayor es de Ventura Rodríguez y además posee unas magníficas rejas del siglo XV. Las puertas de las Salas capitulares son obra de Berruguete. En el Museo se expone un relicario bizantino.

No obstante, la construcción de la catedral comienza en los finales del románico, por lo que es natural que en la catedral encontremos resistencias románicas frente a las novedades góticas del momento. La planta inicial de la catedral estaba formada por tres naves; a la altura del crucero se transformaba en cinco naves y continuaba formando cinco ábsides, siguiendo las trazas del románico imperante.

En el siglo XV los cinco ábsides fueron sustituidos por una doble girola para aprovechar el desarrollo de las cinco naves de que disponía la catedral. Su nueva planta quedaría formada por una planta de cruz latina, tres naves, doble girola y un profundo presbiterio. El crucero está cubierto por una gran bóveda central de influencia anglonormanda. Las capillas de las naves laterales fueron construidas en su mayor parte en el siglo XVI en estilo gótico.

Su exterior se renovó casi por completo en el siglo XVI y en el siglo XVII se construyó la capilla del Sagrario. Durante el siglo XVIII se reformó tanto la fachada como las torres, dándole al edificio un aspecto barroco. Esta reforma afectó a la fachada principal que había sido mandada construir por el rey Fernando III y que disponía de dos torres góticas gemelas. Las torres de la fachada junto con otras dos torres que tenía la catedral desaparecieron durante un incendio, lo que dio motivo a nueva reforma, que fue llevada en el año 1720 por Juan Pérez y nuevamente reconstruida en 1723 bajo la dirección de Luis de Arteaga.

Ya en el siglo XX y como consecuencia de los daños sufridos por la fachada, al hundirse la torre de las campanas en 1902 por la caída de un rayo, se procedió a su reconstrucción en el año 1910, en lo que es su aspecto actual, una fachada de estilo neogótico obra de Vicente Lampérez. Su aspecto actual confirma sin ningún género de duda que la misma quedó inconclusa.

Rascacielos de San Martín

 

Rascacielos San Martín

Rascacielos San Martín

 Rascacielos de San Martín[/caption]

En el Barrio de San Martín, en la calle Alfonso VIII, se ubican estas construcciones centenarias de considerable altura, aunque no lo parezca por una de sus vertientes. Y es que estos edificios, los rascacielos de Cuenca, tienen la peculiaridad de que la altura varía según la calle en la que nos situemos. En las fachadas que dan al río Huécar, desde la calle Santa Catalina, nos encontramos con los rascacielos de diez, once y hasta dice alturas. Esta peculiar arquitectura vertical es uno de los atractivos por excelencia de Cuenca, fruto de la forzosa adaptación medieval de la construcción a la fisonomía del terreno.

Convento de San Pablo

 

Convento de San Pablo

Convento de San Pablo

Está situado frente a las Casas Colgadas. Actualmente es un parador de Turismo. La panorámica de Cuenca desde el Convento de San Pablo es espectacular, con las Casas Colgadas y el Puente de San Pablo suspendido sobre la Hoz del Huécar. Es el antiguo convento con iglesia gótica.

Con este recorrido, una buena opción gastronómica es Abrasador Finca Embid. Este restaurante asador se encuentra dentro del Camping Caravaning Cuenca, pero con acceso totalmente independiente. Cuenta con un amplio salón y terraza para disfrutar en las estaciones de buen tiempo.

Fachada restaurante Abrasador Finca Embid Cuenca

Fachada Abrasador Finca Embid

Salón de restaurante Abrasador Finca Embid

Salón de Abrasador Finca Embid

Destaca por su especialidades en cocina local y carnes a la brasa, tanto ternera añoja como cerdo ibérico de cebo de campo. Su enclave en plena naturaleza y muy cerca de la capital conquense, le hace tener un carácter especial donde disfrutar de la buena gastronomía.

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin