Zarajos, a la izquierda de la imagen

No eres de Cuenca si no has probado estos platos

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La ciudad de Cuenca siempre ha sido conocida por sus casas colgantes, su riqueza en edificios históricos y su buena gastronomía. Los platos típicos de la cocina de Cuenca son muchos, pero hay algunos que debes de probar si eres de Cuenca o vienes a visitarlo por primera vez.  Cabe destacar que los fogones conquenses siempre se han basado en antiguas recetas que han pasado de generación en generación conservando los aromas y sabores de antaño. A continuación, mencionamos los platos más destacados que no te puedes perder al visitar Cuenca.

Morteruelo

Morteruelo

Morteruelo, a la derecha la imagen

Sin duda uno de los más conocidos y valorados en Cuenca con mucha tradición. Se trata de una pasta hecha principalmente con hígado de cerdo, especias y pan rallado, a la cual se suelen añadir otros ingredientes cárnicos, como pollo, conejo o lomo de cerdo, así como volatería o cualquier carne derivada de la caza menor.

Zarajos

Zarajos, a la izquierda de la imagen

Zarajos, a la izquierda de la imagen

Se basa en los intestinos de cordero lechal, que, tras ser marinados, son enrollados en un sarmiento para, seguidamente, ser fritos en aceite de oliva, aunque también se pueden asar en el horno o hacer a la plancha.

Migas con huevo

Migas con huevo

Migas con huevo

Las migas con huevo constituyen un plato muy popular y apreciado en la gastronomía conquense, cuyos ingredientes básicos son el pan seco, huevos, ajos, aceite de oliva, sal y agua.

Ajoarriero

Ajoarriero

Ajoarriero

El ajoarriero es una pasta o paté elaborado con bacalao, patatas, ajo, pan rallado y aceite. Se le puede añadir, de manera opcional, huevo cocido y perejil para adornar. Es un plato típico de regiones frías, como se puede comprobar en sus ingredientes, nada complicados de adquirir en estas zonas. Es común degustarlo en invierno, pero se puede comer gustosamente en cualquier época del año, sobre todo a modo de aperitivo o primer plato.

Resolí

Resolí

Resolí

Toda comida en Cuenca debe acabar con este licor de origen musulmán que originalmente sólo se consumía en Semana Santa pero que ahora se encuentra durante todo el año. A base de crema de café, coñac y anís. Aseguran que tiene virtudes digestivas, es por ello por lo que sea la mejor opción para poner fin a una verdadera comida o cena representativa de la gastronomía de Cuenca.

En definitiva, comer en Cuenca y sus alrededores es una experiencia sensacional y única. Inmejorable opción para degustar la mejor gastronomía de Cuenca es visitar el restaurante Abrasador El Secreto de La Catedral, tanto por su calidad en el servicio como por su perfecta ubicación frente a la preciosa Catedral de Cuenca.

Terraza Abrasador El Secreto de la Catedral

RESERVAS

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *