RUTAS IMPRESCINDIBLES DE LA SIERRA SUBBÉTICA

La Sierra Subbética cordobesa es una comarca ideal para los amantes del senderismo en plena naturaleza. Los paisajes y variedad de rutas que ofrece esta sierra es el binomio perfecto entre naturaleza y deporte. De hecho, fue reconocido en 2006 por la UNESCO como geoparque. A continuación, comentaremos las rutas más bonitas y populares de la Subbética 

 Ruta Sierra del Caballo (Almedinilla)

Este singular sendero nace a los pies de la Sierra del Albayate, junto al Museo Histórico de Almedinilla. Todo su recorrido discurre por un antiguo camino romano paralelo al río Caicena y recorreremos 40 minutos que nos llevará hasta la espectacular cascada del Salto del Caballo y coincido con un antiguo camino de época romana.

Una imagen de la ruta Sierra del Caballo (Almedinilla)

Nos encontramos a los pies del Tajo de Las Llanas, formación geológica muy interesante correspondiente a una plataforma de travertino: roca sedimentaria de origen parcialmente biológico. Apreciaremos muchas pequeñas cavidades, refugio de cernícalos primillas, grajos, búhos, palomas… así como de humanos desde la prehistoria en lugares como la Cueva de los Barriguches, roca de travertino que ya fue utilizada por los romanos como cantera. Este camino nos llevará por las ruinas de distintos molinos harineros (del s. XIX) movidos por la fuerza del río, molinos de torre o cubo de los que hubo hasta diez a lo largo del río.

Ruta de la Peña Parda

Esta ruta dura aproximadamente una hora y media y tiene una ruta circular de 5 kilómetros aproximadamente. El sendero comienza junto al bar “La Piscina”, El camino desciende suavemente a la sombra de un pinar y con una bella panorámica. Pronto nos encontraremos a la izquierda con una pequeña caída vertical, por lo que es necesario prestar especial atención, se trata de una covacha conocida como la cueva de la Peña Parda, talm y como se conoce al nombre de esta ruta. 

Una imagen del río Genil

Posteriormente un pasillo entre rocas, desde el cual podremos contemplar el puente renacentista (S. XVI) y el sotobosque del Río Genil, nos llevará hasta el paso del arroyo Gresante. Pasaremos junto a las ruinas del cortijo y andaremos al lado del río, de variada vegetación donde anidan algunas especies de aves acuáticas. Llegaremos al espectacular puente de la carretera de Málaga y a los restos de una antigua noria, comenzaremos un ascenso de lo que antaño fue el castillo árabe, Gómez Arias, quedando en frente el Torreón medieval, conocido por el yacimiento del Hacho. El sendero discurre entre huertos y una antigua cantera. Después de algunos cruces llegaremos a conectar con una carretera asfaltada y con el cortijo de la Molina, giraremos a la izquierda y caminaremos por ella, entre olivos y pinos, hasta llegar de nuevo al camping de Los Caños de Benamejí.

Ruta La Tiñosa (Priego de Córdoba)

Con una longitud de 16 kilómetros (sin subir a La Tiñosa), esta ruta parte del Camino Alto o antiguo de Rute situado junto a la Avenida de España de Priego de Córdoba. Continuamos este recorrido dejando a la izquierda las Canteras de Chichaque y saliendo al camino de Navasequilla.

Subida a la famosa Tiñosa

Dirección al pie de La Tiñosa (punto más alto de la geografía cordobesa) continuaremos por el camino conocido como Mayorazgo-Peñuela, en cuyo final del trayecto el Cortijo de Las Chozas de Toledo, situado justo debajo de La Tiñosa.

Para los senderistas más experimentados que quieran ascender a la cima, se puede hacer subiendo por la cara norte, subida conocida por ‘El fantasma’, aunque también y más suave es la subida por el lado oeste. En lo alto de La Tiñosa encontraremos una caja metálica donde el montañero podrá dejar constancia de su paso por allí.

Ruta de Las Buitreras (Luque-Carcabuey)

Este sendero comienza en la localidad de Luque y tras unos 18 kilómetros alcanza Carcabuey. Su dificultad es media y cuenta con una variante que llega hasta la Fuente del Espino y el cortijo de la Osa, para devolvernos finalmente al sendero principal. 

Una imagen durante la ruta de Las Buitreras

En la vertiente de Luque se encuentra una variante del sendero que lleva hasta la Fuente del Espino, pasando por el cortijo de la Osa para regresar después al sendero principal. Tras pasar por el cortijo de La Nava, y antes de remontar el puerto franqueado por la Sierra de la Lastra y la loma de Abuchite, se pasa por el poljé de la Nava de Luque. El recorrido finaliza en las proximidades de Carcabuey.

Aprovechando esta ruta por la localidad de Carcabuey se encuentra un magnifico restaurante Abrasador que tiene especialidades en platos de la zona como el estofado al estilo andaluz o el gazpacho; y especialmente en carne a la brasa de crianza propia como es la ternera añoja y el cerdo ibérico. 

Mejores rutas de senderismo en Cuenca

El senderismo se ha convertido en una actividad deportiva muy saludable y cada vez con más arraigo entre la población. En la ciudad conquense, concretamente, por su enorme medio ambiente, sumado a que atesora el título como ciudad de Patrimonio de la Humanidad por si riqueza monumental, se ha convertido en una localización con mucha variedad.

Su casco histórico en plena serranía de Cuenca, las Casas Colgadas, ríos como el Huécar y Júcar, y calles empedradas son unos ingredientes exquisitos para todo senderista que quiera huir del estrés. A continuación detallamos algunas de las rutas más bonitas de la ciudad conquense.

Ruta de Cuenca Hoz del Júcar y San Julián el Tranquilo Sendero

Esta ruta, con 8 kilómetros de recorrido, arranca en la denominada Área del Recreo del Peral. hubiera sitio, un poco más adelante en la llamada zona de la explanada de la playa, junto al río hay un parking más grande. Cruzamos por un puente el río Júcar, para caminar por su margen izquierda. Vemos un panel informativo de las sendas que podemos realizar. Comenzamos a subir por una zona urbana, pasando por el Santuario de Nuestra Señora de las Angustias.

Un poco más adelante, tenemos un cruce de rutas. A nuestra derecha sube el Sendero local SL CU 10 sube a la parte antigua de la ciudad. A su vez coincide con el GR 66 Sendero de gran recorrido. En la bajada del hacia el río han construido unas escaleras, que ayudan mucho a salvar el desnivel. Estamos en un buen camino, nos acercamos un poco a la orilla del río Júcar. 

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\cascada.jpg
Cascada de las Grajas

Llegamos a la zona de la Cascada de las Grajas, donde vemos una escuela de piragüismo. Cruzamos por un pequeño puente a la otra orilla. Al otro lado nos esperan las Cascadas de las Grajas.

Recorremos un pequeño trecho por este paseo peatonal, hasta encontrarnos con el desvío a la Ermita de San Julián el Tranquilo. Cruzamos la carretera por un paso de cebra y comenzamos a subir el pequeño repecho que nos separa de ella. En el camino nos encontraremos con dos bonitos miradores. El primero el de San Mesles y un poco más arriba el de San Julián.

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\1554467395_490946_1554467577_noticia_normal.jpg
Uno de los miradores de la ruta donde se contempla toda la ciudad

Pasamos junto a espectaculares miradores. Vemos al fondo del valle el lugar por donde comenzamos este bello paseo. Ahora toca ir bajando poco a poco hasta llegar al punto donde iniciamos la ruta.

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\11111111.jpg
Una de las imagenes de esta ruta

Ruta de las Hoces de Cuenca

Este sendero local, junto al SL-CU 11 y el GR 66, forma parte de la red de itinerarios de senderismo señalizados en torno al casco histórico de la ciudad de Cuenca. Esta red de senderos se entrelaza en diversos lugares. El SL-CU 10 transcurre junto al casco histórico de la ciudad ubicada en un espolón calcáreo tallado por los ríos Júcar y Huécar. El recorrido se realiza por calles, sendas y caminos.

El punto de partida es desde la Puerta de Valencia por el Paseo del Huécar hacia el Teatro Auditorio de Cuenca. Después cruzamos el puente y comenzamos la subida bajo las casas colgadas. A la altura del puente de San Pablo hicimos un par de obligados desvíos: primero hacia la izquierda para visitar las casas colgadas y después hacia la derecha para ver, tras cruzar el puente sobre el río Huécar, el parador. 

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\casas colgadas.jpg
Casas Colgadas de Cuenca

Tras las pertinentes visitas continuamos el recorrido por un sendero por la ladera de la Hoz del río Huécar por el que llegaremos al barrio del castillo. Desde allí podremos hacer una parada en un mirador desde el que se obtienen unas impresionantes vistas hacia el parador, la hoz del río, las casas colgadas.

La ruta continua hacia la muralla y, cerca del Arco de Bezudo, cruza la calle para comenzar a descender hacia el río Júcar, pasando antes junto a la ermita de Nuestra Señora de las Angustias. A la altura de la ermita, si miramos a la montaña de enfrente, podremos ver «los ojos de la Mora».

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\thumb_p5140074.jpg
Arco de Bezudo

Al nivel del río, en la zona de recreo Peral, podemos asomarnos al Júcar desde el puente por el que cruza el otro sendero local (11). Nosotros seguiremos por la orilla por un bonito paseo de madera instalado sobre la pared rocosa sobre las aguas del Júcar. Más adelante llegaremos a la junta de ríos, la confluencia del Huécar y el Júcar, que cruzaremos para remontar junto al Huécar por el parque y la calle Tintes hasta la Puerta de Valencia.

Un punto de encuentro interesante durante las rutas es Restaurante Finca Embid para bien coger fuerzas durante el desayuno e iniciar las diferentes rutas de senderismo que se encuentran en Cuenca y alrededores o bien al término de una de ellas con una comida para reponer fuerzas después de un largo recorrido por la ruta. Este restaurante es especialista en carne de crianza propia de ternera añoja y cerdo ibérico de cebo de campo y está situado dentro de un camping, atesorando un amplio salón y terraza para disfrutar en las estaciones de buen tiempo.

Fiesta Gastronómica Abrasador 2019

Las mejores rutas de senderismo para disfrutar del valle de Valderredible

El valle de Valderredible está surcado por el Río Ebro, que lo atraviesa durante 30 kilómetros desde que entra encañonado por Bárcena de Ebro y se ensancha formando meandros en la vega central, hasta que lo abandona en las proximidades de Villaescusa de Ebro encajándose en las Hoces del Ebro. La riqueza del valle apunta a que en esta zona se concentraron poblamientos humanos de época primitiva.

Es por ello que este valle se puede disfrutar de muchas maneras, debido a que se puede recorrer por numerosas rutas de senderismo diferentes y que cada una de ellas atesora su belleza paisajística bajo un denominador común: la naturaleza. A continuación, describimos algunas de las más destacadas por los senderistas.

Ruta del Tobazo

Conocida por su famosa cascada, la ruta del Tobazo comienza en el último pueblo de Cantabria, Villascusa. En una primera andadura de unos 12 minutos siguiendo el GR99 junto al Ebro llegamos a las estribaciones del idílico paraje conocido como » El Tobazo». El entorno es espectacular, afloramientos calizos, cascadas de agua, empinada subida donde podremos llegar al conjunto rupestre.

Ruta del Tobazo, una de las rutas con más belleza paisajísitca del valle

El manantial se alimenta de un modelado kárstico que da lugar a la cascada que va formando  la toba caliza que da nombre al lugar. La Toba es una roca que se forma por la precipitación de la caliza que venía disuelta en el agua que surgía de la surgencía. Esta piedra porosa ha sido muy utilizada para la construcción en la zona. Es una roca porosa y muy manejable. 

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\ruta del tobazo 2.jpg
Otra imagen de la Ruta del Tobazo

El conjunto eremítico que encontramos arriba, causado por formaciones naturales y la mano del hombre, nos lleva a imaginarnos el grado de que podrían tener este conjunto de anacoretas que se instalaron en este lugar allá por el siglo IV. 

Ruta del Mardancho

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\ruta del mardancho.jpg
La Ruta del Mardancho es una de las más sencillas de todas dada su llanura y ruta cirucular

Considerada una de las rutas más sencillas de todas, ya que casi toda su andadura es en llano, y además una de las más históricas por lo que conlleva esta ruta del Mardancho, que es es junto al Panero los dos ríos que se unen al Ebro en Valderredible. Cabe destacar que esta ruta es circular y se acaba en el punto de partida.

En este primer tramo tenemos a la izquierda al farallón del páramo de la Lora. En apenas 30 minutos se puede contemplar la silueta de la Iglesia Gótica de Susilla., conocida como la catedral de Valderredible. Su tamaño y estampa dominan el pueblo. Es del siglo XVI, aunque está muy reformada. En este punto del camino el sendero oficial señala que sigamos camino pero Susilla aún guarda un secreto en el fondo del pueblo. Siguiendo un camino nos vamos a encontrar con una joya del rupestre:» El conjunto rupestre de Santa Mª de Peñota.

Observando algunas casas señoriales de Susilla enfilamos camino a la ermita de la Virgen del Monte. Este tramo, en leve subida, sigue siendo una ruta muy sencilla, nos lleva por un entorno donde los robles van cogiendo protagonismo. En apenas 20 minutos llegamos a un cruce donde nos señaliza la subida a la ermita.

Tras una subida llegamos a una ermita del siglo XVI, reformada en los años 60, que está en un sitio privilegiado. Nos quedamos un rato contemplando la excelente panorámica que tenemos, la Lora. Acto seguido nos encaminamos al último tramo que nos lleva hasta la iglesia Románica de Villanueva. Del siglo XII, tan solo conserva el ábside de la época. Sus canecillos, capiteles y ventanas destacan. Dicen que están realizados por las mismas manos que las de la colegiata de Cervatos. Su visita es obligada y es una de las joyas del Románico de la zona.

Al acabar alguna de estas rutas, pueden disfrutar de un descanso para hacer un alto en el camino y tomar un refresco o comer en restaurante Abrasador Cantabria, especialista en carne a la brasa de crianza propia de ternera añoja y cerdo ibérico de cebo de campo, un lugar acogedor, donde poder disfrutar del conjunto de la naturaleza que ofrece el Ebro.

Alcalá de Henares, la raíz de Cervantes

Para Alcalá de Henares, Miguel de Cervantes ha sido muy importante durante su historia y la actualidad. En 1547 nació en una casa del número dos de la calle de la Imagen, Miguel de Cervantes. Pese que con cuatro años, el escritor abandonó la ciudad, la relación con la misma siempre fue fuerte y profunda. Gracias a la ingeniosa investigación del cronista M. Vicente Sánchez Moltó se demostró que el nacimiento de Cervantes en Alcalá no fue fruto de la casualidad y es por ello que decir Alcalá de Henares es hablar de cultura.

Museo Casa Natal de Cervantes

Tanto es así que la casa donde vivió el escritor se ha convertido en un museo en su honor y dilatada trayectoria que ha supuesto para la ciudad un enorme prestigio cultural. El Museo Casa Natal es un edificio que reconstruye el inmueble donde, según los estudios del historiador Luis Astrana Marín,​ nació el escritor Miguel de Cervantes. Se sitúa en la calle Mayor, junto al Hospital de Antezana. El actual edificio se construyó en 1956, evocando los cánones de la casa tradicional castellano-toledana.

Una ciudad con 2.000 años de historia, cuyo origen se sitúa en la antigua Complutum romana. Recorriendo las calles que vieron nacer a Miguel de Cervantes, el autor del inmortal «Don Quijote de la Mancha», también descubrirá un patrimonio monumental espectacular.

Una de las principales plazas de Alcalá de Henares, la Plaza de Cervantes

Pero es Miguel de Cervantes, el autor de «Don Quijote de la Mancha», una de las obras más importantes de la literatura universal, quien mayor huella ha dejado en Alcalá de Henares. Va a sentir su presencia casi en cada rincón de la ciudad. Su recuerdo y su legado continúan hoy muy vivos, no sólo en su casa natal, convertida hoy en museo, sino también en la agenda cultural de la localidad, y en otros lugares emblemáticos como el Teatro Cervantes, donde se encuentra el corral de comedias más antiguo de Europa.

Teatro Salón Cervantes
Interior del Teatro Salón Cervantes

Una manera divertida, original y diferente de acercarse hasta Alcalá es mediante el Tren de Cervantes. Funciona en primavera y otoño, parte de la estación de Atocha y, durante el trayecto, un grupo de actores vestidos de época representa fragmentos de algunas obras de Miguel de Cervantes. En el viaje las azafatas reparten dulces típicos de Alcalá de Henares. Tras visitar la ciudad con un grupo de guías profesionales, se inicia el camino de vuelta a Madrid en el mismo tren, donde se sortea un libro del Quijote.

Miguel de Cervantes menciona a Alcalá en varias de sus obras (“La ilustre fregona”, “El coloquio de los perros”), pero sobre todo en “La Galatea”, que trascurre en el entorno del río Henares. Y rememora una poco conocida leyenda complutense en el capítulo XXIX de la primera parte del Quijote.  Tal es el calado del escritor con la ciudad que tiene una estatua en su honor para recordar que en la misma nació el mayor escritor en lengua castellana de todos los tiempo y embajador más internacional y autor de la segunda obra literario más leída en todo el mundo. 

Estatua de Miguel de Cervantes

En Alcalá de Henares también se encuentra un magnífico restaurante, Abrasador Casa Benito, especialista en carnes a la brasa de crianza propia tanto de ternera añoja como de cerdo ibérico de cebo de campo, destacando su cordero lechal.  Además, también cuenta con platos caseros, ya sean gachas, callos, judías blancas, cocido o su célebre tortilla de patatas. Platos que te harán disfrutar de lo mejor de la gastronomía local.  En este sentido, los hermanos Ricardo y Mariví ofrecen su buen hacer desde hace más de 40 años.  Su trato familiar y el amplio local con restaurante y terraza, además de la zona de tapeo, son una gran opción para celebraciones, comidas de negocios o para disfrutar de una buena carne a la brasa en Alcalá de Henares.  En especial, el solomillo de ternera añoja a la brasa o las parrilladas de crianza propia son algunos de los platos más demandados por los comensales madrileños.