Conociendo el castillo y el cristo de Monteagudo

Santuario de la Fuensanta en Murcia

10 cosas que ver en Murcia

La transformación de la plaza Circular

Catedral de Murcia, clave en el Barroco Español

Historia de la Gran Vía del escultor Salzillo

La calle con más afluencia de personas en Murcia ha cambiado la historia de la ciudad y ha provocado una vida más cómoda para los murcianos y turistas. La Gran Vía Escultor Francisco Salzillo, conocida como la Gran Vía, fue un proyecto aprobado por el Ayuntamiento el 29 de Abril de 1949 tras derribar cientos de edificios del casco antiguo, incluidos los baños árabes de Madre de Dios, declarados en Monumento Nacional en 1931.

Esta calle se construyó para conectar el norte con el sur de la ciudad desde la plaza Fuensanta, al norte, hasta la plaza Martínez Tornel, al sur, junto al río Segura. Tardó más de 50 años en construirse, ya que sus primeras obras se remontan a comienzos del siglo XX y tan sólo se había expandido hacia el otro margen del río Segura a través del barrio del Carmen.

Fue a comienzos de los años cuarenta cuando se retomó la idea, aparcada por el estallido de la Guerra Civil Española, de comunicar las dos estaciones ferroviarias de Murcia (del Carmen y Zaraiche), situadas en los extremos sur y norte de la ciudad, seccionando en dos (llamada Y por su construcción), la antigua trama del casco antiguo.

Baños Árabes Madre de Dios

Baños Árabes Madre de Dios

Baños Árabes Madre de Dios

Se aprovechó su mal estado de conservación para ser derribados en 1953 por orden del alcalde Domingo de la Villa, tras unos derrumbes que se achacaron a la lluvia. Este derribo fue muy polémico a pesar de la censura de la dictadura. Sin los Baños Árabes, la Gran Vía pudo ser abierta a partir de 1954, y hasta 1956 no se encontraría completamente despejada, iniciándose los trabajos de alcantarillado y pavimentación.

Metamorfosis del nombre y construcción

Gran Vía Francisco Salzillo

En un primer momento fue denominada como Avenida de José Antonio, siendo renombrada como Gran Vía Francisco Salzillo tras la llegada de la democracia. Actualmente se compone de dos carriles habilitados para turismos en un solo sentido de circulación, hacia el sur (algo que fue instaurado por el primer alcalde de la democracia, José María Aroca Ruiz-Funes), y también de un carril a cada orilla de la avenida para autobuses, taxis y bicicletas en ambos sentidos. Dispone de anchas aceras y de arbolado en el tramo entre la plaza Fuensanta y la plaza Santa Isabel.

Edificios de la Gran Vía

Banco de España

Banco de España

La mayoría de bloques surgieron entre los años 50 y 60, y con la excusa de construir edificios singulares muchos pudieron elevarse hasta 16 alturas, cuando las ordenanzas estipulaban entre 8 y 12. Entre los más valorados están los neoclásicos Banco de España y Delegación de Hacienda, edificado entre 1926 y 1931 (antes de la apertura de la Gran Vía, por los arquitectos Luis Menéndez-Pidal y Álvarez y José Yarnoz Larrosa, o la historicista Delegación de Hacienda (iniciada en 1952), el Banco Exterior, la sede de Cajamurcia y la mole del Vitalicio (hoy Hispania), con la dama de Valdés a sus pies.

Mismo estilo que los primeros edificios de viviendas que se fueron levantando en la nueva avenida, como el Edificio del antiguo Banco Rural Mediterráneo (del arquitecto Damián García Palacios, iniciado en 1955), o el del Banco Exterior.

Después se optó por una recuperación de los esquemas del movimiento moderno en las siguientes construcciones, postulados que se habían abandonado 20 años antes. Dentro de la arquitectura contemporánea, destaca la antigua sede de Caja Murcia, del arquitecto Torres Nadal, de 1978.

Una vez alejado del bullicio de la Gran Vía se encuentra una de las pedanías murcianas, Casillas, en el que se ubica un restaurante referente (36 años de trayectoria) para Murcia como es Restaurante Abrasador Canovas que se ha distinguido en su trayectoria por la calidad de su carne a la brasa tanto de ternera añoja y cerdo ibérico, así como sus arroces entre otros platos.

Interior renovado del salón restaurante Abrasador Canovas

Interior renovado del salón restaurante Abrasador Canovas

RESERVAS

Murcia, ciudad de los Palacios

La región de Murcia es conocida en el territorio español por su exquisita y valorada huerta y por numerosos monumentos que atesora en la ciudad que da nombre a la capital de la región y además se ha convertido en un referente tanto para adultos y jóvenes a la hora de visitar la ciudad por la diversidad y variedad de monumentos qué visitar y su atractiva gastronomía saludable. Murcia atesora hasta 109 palacios y a continuación destacaremos los más importantes.

Catedral de Santa María

Catedral de Santa María

Catedral de Santa María

Sin duda, el gran atractivo de la ciudad tiene nombre y apellidos desde hace muchos años: Catedral de Santa María. Ubicada en pleno casco histórico de la ciudad, en la plaza de Belluga, este emblemático edificio se empezó a construir sobre una mezquita en siglo XIV y se terminó con su famosa torre en el SXVIII y es por ello por lo que tiene diferentes artes como el gótico, barroco y renacentista.

Su fachada es principalmente barroca ya que fue una obra maestra del barroco levantino español y el interior de la catedral es de arte gótico, donde destacan la Capilla de los Vélez y la Capilla de Junterones de un total de veintitrés. La Catedral cuenta con un renovado museo (Museo de la Catedral de Murcia) en el edificio que antaño fuera el claustro y en el que se exhibe el tesoro catedralicio.

Palacio Episcopal

Palacio Episcopal

Palacio Episcopal

Sin movernos de esta bella y conocida plaza, se encuentra el Palacio Episcopal. Fue construido en el siglo XVIII y en la actualidad es uno de los monumentos más más importantes del patrimonio monumental de la ciudad de Murcia. Es Bien de Interés Cultural desde 1992. El Palacio Episcopal es un magnífico ejemplo del estilo rococó, de planta cuadrada, entre italiano y francés de sobrios volúmenes y delicada gracia decorativa evidente en sus bellas portadas.

Siguiendo en el casco histórico de la ciudad de Murcia, uno de los monumentos más importantes de Murcia es el Monasterio de Santa Clara la Real, construido entre los siglos XV y XVIII y en cuyo interior se encuentran los restos del al-Qasr al-Sagir (Alcázar Seguir), un palacio árabe del siglo XIII del que se han recuperado la alberca, los arriates y parte del salón norte (visitables a través del Museo de Santa Clara), destacando también un claustro gótico final.

Interior del Palacio Episcopal

Interior del Palacio Episcopal

Por todo el casco antiguo se alzan numerosas iglesias o conjuntos monásticos de gran valor. Además de las construcciones góticas ya señaladas como la Catedral o el Monasterio de Santa Clara, destaca la antigua Ermita de los Pasos de Santiago, con artesonado mudéjar.

Palacio de San Esteban y numerosas iglesias

Palacio de San Esteban

Palacio de San Esteban

De la época renacentista en Murcia destaca el Colegio de San Esteban, primer colegio jesuita en España comenzado en 1555 y sede actual del Gobierno autonómico bajo el nombre de Palacio de San Esteban, del que destacan su iglesia y claustro. De principios del siglo XVII encontramos la Iglesia de San Pedro y el claustro del antiguo Convento de la Merced.

Dentro del barroco murciano desarrollado principalmente durante el siglo XVIII, hay que reseñar desde los primeros ejemplos de finales del XVII y principios de la siguiente centuria como la Iglesia de San Miguel, el Convento de las Agustinas del Corpus Christi o las iglesias de los ya referidos conventos de la Merced, Santo Domingo o Santa Ana; hasta las posteriores iglesias de influencia rococó (tras el impacto que supusieron las obras de la fachada principal de la Catedral en la ciudad) como el Carmen, San Nicolás de Bari, Santa Eulalia y San Juan de Dios.

Las tendencias neoclásicas llegaron a la ciudad de la mano de la Iglesia de San Juan Bautista, además de las iglesias de San Lorenzo y San Bartolomé, adentrándose estas dos últimas en el siglo XIX, completándose San Bartolomé con fachada y nave historicista.

Con todo, las numerosas visitas a estos monumentos pueden ir acompañadas de una buena comida o cena en uno de los restaurantes referentes de la ciudad, restaurante Abrasador Cánovas, especialistas en carne a la brasa tanto de ternera añoja como cerdo ibérico de cebo de campo en la que puedes disfrutar de una buena parrillada de carne y arroces típicos de la región de Murcia.

La cocina huertana de Murcia, una gastronomía muy saludable

La gastronomía huertana de Murcia siempre ha sido considerada de las mejores huertas de España ya que combina mar y tierra, ya que dos elementos que definen su gastronomía y es por ello que es muy saludable. La huerta murciana siempre ha sido motivo de orgullo, si bien el paisaje más tradicional esté desapareciendo, pero no así la riqueza de sus productos. Las verduras y frutas de la huerta Murcia son el denominador común en muchos platos y tapas de cualquier carta de restaurante ubicado por la zona. Además, de platos calientes de cuchara, como los guisos. En carnes hay poca ternera, pero un gran protagonismo del cerdo, cordero, cabrito y conejo, y la costa enriquece los menús con buenos pescados, sin olvidarnos de los arroces y postres de corte muy tradicional.

Historia de la huerta

La riqueza de la gastronomía de la huerta murciana se debe a a las influencias de las civilizaciones que han pasado por la Región. Por ejemplo, gracias a los musulmanes se desarrolló la huerta murciana, cuyos productos son básicos en nuestra gastronomía.  Durante los siglos VIII, IX y X la confluencia del Segura con el Guadalentín fue llenándose de alquerías, formándose la Huerta de Murcia en torno a la nueva capital. La red de acequias de la huerta es posterior al siglo XI, y su pleno desarrollo abarca desde este siglo hasta el XIII, coincidiendo con el auge de la ciudad y su conversión en una de las principales metrópolis del Al-Andalus.

El origen de estas alquerías estaría en asentamientos de clanes y de determinados linajes musulmanes, como es el caso de pedanías como Beniaján. Los árabes desecaron las tierras inundadas por el río y concibieron un sistema de riegos completo, construyendo presas y azudes, canales y acequias, elevando el agua con norias de madera y trasformando en regadío las fértiles tierras de la huerta. De tal forma que en el siglo XIII los riegos de la Huerta de Murcia aparecen estructurados como hoy los conocemos, aunque las obras de mampostería son posteriores.

La huerta de Europa

Para muchos, la huerta de Murcia es considerada un referente nacional e internacional por la calidad de sus productos. El valle por el que pasa el río Segura y alrededores, se llama la Huerta de Murcia. Las características de una tierra tan fértil, junto con las enseñanzas en agricultura que heredamos de los musulmanes, hacen de la Huerta de Murcia una comarca líder europea en producción de productos agrícolas de primera calidad. Por todo esto, se le llama también la Huerta de Europa.

Venta de frutas y verduras  Descripción generada automáticamente
Huerta murciana

Los productos de la huerta murciana son muchos y variados, sin embargo, los más destacados son dos: pimiento y tomate. Estos productos son esenciales en la cocina murciana, si bien también estacan los calabacines, berenjenas, habas, lechugas, alcachofas y coliflores. Respecto a las frutas, las más utilizadas en la gastronomía murciana son los cítricos (limones y naranjas). Se utilizan en muchos platos. Para mucha gente, es excesivo el uso que los murcianos le damos al limón.

La carne también es muy importante en la gastronomía murciana. Los productos más destacados son los animales de granja y entre ellos, el cerdo y el cordero. También se utilizan mucho los animales de caza, como el conejo o la liebre.

Del cerdo se obtienen muchísimos ingredientes para platos tradicionales, así como embutidos típicos murcianos como salchicha, longaniza, morcón, chiquillo… En Murcia se sigue haciendo la fiesta de la matanza en la que se mata a un cerdo para comer y fabricar los embutidos. Merced a los dos mares que bañan la Región de Murcia, sus pescados y mariscos tienen una gran importancia en la gastronomía. Existen especies propias murcianas como la dorada del Mar Menor, el mújol o los langostinos del Mar Menor. Además, son muy típicos en Murcia los salazones. Se cubre al pescado de sal para que se conserve durante mucho tiempo y además tenga un sabor diferente. La hueva y la mojama son productos en salazón muy utilizados en Murcia. A continuación, os detallamos algunos de los platos más destacados de la huerta murciana.

Ensalada murciana

Uno de los platos más conocidos de la huerta murciana y extendidos por toda España. Aunque hay varias formas de realizar este refrescante plato, la más común es tomate en conserva artesano, atún, huevo duro, olivas negras, cebolleta, buen aceite de oliva y sal. Para acompañar el pan es muy importante.

Foto ensalada murciana
Ensalada murciana

Zarangollo

Servido como tapa o ración ideal para compartir, es un plato que consiste básicamente en calabacín, a poder ser de temporada, y huevo revuelto, con cebolla y a veces enriquecido con patata. Se puede dejar al punto que más guste, aunque lo ideal es que las hortalizas queden muy melosas y fundidas con el huevo, ideal para mojar pan. Ingredientes: 2 cebolletas, 1 kilo de calabacín, 3 huevos, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta negra molida.

zarangollo
zarangollo

Pisto murciano

Para los residentes de Murcia, es un almuerzo perfecto o un acompañante para el pescado idílico.  Ingredientes: 1 cebolla, 2 berenjenas, 1 pimiento rojo morrón, 1 pimiento verde grande, 800 g de tomates en conserva, aceite de oliva virgen extra, bicarbonnato sódico o azúcar, sal.

pisto murciano

Paparajotes

El bocado dulce de Murcia lo encontramos en los paparajotes, un postre elaborado con hojas de limonero rebozadas con una masa de buñuelo y cubiertas con azúcar y canela. Pero que los paparajotes se elaboren con hojas de limonero no es casualidad; ¿sabías que este árbol es el más típico de la Murcia?

paparajotes

El patrimonio repostero murciano es muy variado, pero sin duda, los paparajotes se han convertido en el postre más popular y degustado en toda la Región. Un postre que hará que termines cualquier comida o cena murciana con el mejor sabor de boca. Eso sí, para degustarlos en su punto perfecto no dejes que se enfríen y, justo antes de comerlos, retira la hoja del limonero. Notarás en boca todos sus aromas.

¿Dónde encontrar todos estos platos?

En Restaurante Abrasador Canovas podemos encontrar todo tipo de platos de la huerta murciana mencionados, además de la mejor carne a la brasa de España, ya que es de primera calidad y crianza propia como es la ternera añoja y el cerdo ibérico de cebo de campo. Un restaurante fantástico para encontrar todos los mejores platos típicos de la huerta murciana, la mejor de Europa.

La gastronomía más destacada y típica de la Región de Murcia

Murcia, cuna de personajes históricos

Murcia siempre ha sido considerada como una ciudad histórica tanto por sus conocidos monumentos, entre los que destaca la Catedral, como por los personajes ilustres e históricos que han nacido y vivido durante toda su historia en la ciudad.  Poetas, militares, condes, reyes,  nobles; muchos de estos separados por el tiempo, pero siempre con la raíz de Murcia como denominador común. Destacamos algunos de los más importantes para la ciudad.

La principal aportación de esta cuna de multitud de personajes ha llegado desde el mundo del arte, en concreto pintura, literatura y escultura, entre los que cabe destacar a Pedro Flores, Luis Garay o Almela Costa. No obstante, la política nacional también ha contado entre sus filas con importantes hombres de origen murciano, como Saavedra Fajardo, el Conde de Floridablanca.

Conde de Floridablanca

José Moñino Redondo, más conocido como el Conde de Floridablanca, nació en Murcia en el año 1728 y estudió  en el Seminario de San Fulgencio y con tan sólo 20 años obtuvo el título de abogado y la licencia para ejercer en los Consejos y Tribunales de la Corte. En 1766 fue nombrado Fiscal del Consejo de Castilla. El Consejo de Castilla representaba en el siglo XVIII prácticamente todo el poder del reino: era órgano legislativo, consejo político y administrativo y alto tribunal de justicia civil y criminal. 

Conde de Floridablanca fue un político muy importante en el siglo SXVIII

Poco después, en 1772, Grimaldi, por entonces primer ministro de Carlos III, propuso a este como Embajador en Roma y es por ello que el rey, como acto compensatorio, solicitó el nombre de su finca Floridablanca. Cinco años después, ocupó el cargo de Primer Ministro del rey, en el que estuvo 10 años y fue gratamente celebrado en su ciudad natal, Murcia.

Antonio Gálvez

Antonio Gálvez Arce, más conocido como Antonete Gálvez, nació en la pedanía murciana de Torreagüera el 29 de junio de 1819, en el seno de una familia de labradores. Transcurrió su infancia en la huerta, trabajando la tierra para ayudar a su familia, al tiempo que aprendía a leer y escribir por las noches. Este participó en consipraciones del partido progresista, y en 1854 entró en Murcia encabezando un grupo de hombres reclutados en la huerta, logrando así el triunfo de la revolución en esta ciudad.

Antonio Gálvez

No obstante, a los dos años un regimiento real restableció el anterior status quo y obligó a entrenar las armas a la Milicia Nacional, autentica fuerza de choque de los progresistas desde su creación. Gálvez, sin embargo, no desistió y en 1868 dedició apoyar al pronuciamiento del progresista General Prim, que se hizo poco después con el control de Cartagena y Antoñete con el control de murcia, dando así el triunfo de la insurrección en la provincia. Un año después, Antonete protagoniza el emblemático levantamiento republicano en la Sierra de Miravete, teniendo que exiliarse a Orán(Argelia) trás su fracaso, para retornar en 1870 gracias a una amnistía.

Abd al-Rahman II (Abderramán II)

Fue el cuarto Emir Omeya Independiente de Al-Andalús y fundó la ciudad de Murcia a orillas del río Segura. Monarca bondadoso y amante de la cultura y de la paz, logró dotar a Al-Ándalus de uno de sus períodos de mayor prosperidad y tranquilidad, reforzando el Estado, recaudando impuestos, impulsando la cultura y realizando multitud de obras públicas, como la ampliación de la Mezquita de Córdoba.

Este monarca fue el creador de la ciudad de Murcia

 A pesar de esta atmósfera de paz, el reinado de Abd al-Rahman II no quedó exento de algunos conflictos sociales, especialmente protagonizados por los mártires cristianos, que protestaban por la política pro-árabe del emir.

Saavedra Fajardo

Saavedra Fajardo es considerado como el mejor diplomático de la historia

Considerado el mejor diplomático de la historia, Diego Saavedra Fajardo, y uno de los personajes históricos murcianos más importantes de la Edad Moderna. Este diplomático y escritor, fundamentalmente político, representó a la corte española en Europa durante el siglo XVII. De hecho, Saavedra participó en las complicadas negociaciones para poner fin a la Guerra de los Treinta Años. En el mundo de la literatura fue contemporáneo de los autores denominados Siglo de Oro español.

Luis Garay

Este pintor nació en Murcia (Nonduermas) el 17 de septiembre de 1893  y fue conocido por retratar los paisajes murcianos, como las costumbres populares y los bodegones. Su pintura se desmarca de su referente Solana y se acerca más a su entorno, la sociedad en la que vive, a través de escenas cotidianas y de las gentes que encuentra a su paso.

Luis Garay retrató los paisajes cotidianos de la localidad murciana

.

Desde su infancia tuvo un gran interés por la pintura y con 12 años trabajaba como aprendiz en una tienda de ultramarinos de Juan Antonio Garrigós, donde conoció a Pedro Flores y con este empezó a trabajar en un taller litográfico, aprendiendo técnicas fotográficas de retoque.  En 1930 recibió una beca junto a Pedro Flores y Ramón Gaya y expuso en París, en la galería Quatre Chemins y en el Salón de los Independientes, no obstante regresó a su ciudad natal, ya que añoraba su tierra y decidió no marcharse nunca más. De hecho, cuando se inauguró la Escuela de Artes y Oficios de Murcia fue nombrado profesor de Dibujo Artístico hasta que estalló la Guerra Civil y no pudo ejercer este cargo durante la contienda. En 1943 le concedieron el Premio Villacís por su obra “La familia del artista” y en 1956 falleció de problemas respiratorios en su casa de la calle de la Gloria.

Entre la visita a los monumentos históricos de la ciudad y el conocimiento sobre la vida de estos históricos personajes, proponemos la visita a Abrasador Canovas, restaurante especialista en carnes a la brasa de crianza propia de ternera añoja y cerdo ibérico de cebo de campo. Además, también propone gastronomía local como la ensalada murciana, paparajotes o diferentes arroces típicos de la ciudad.