RUTAS IMPRESCINDIBLES DE LA SIERRA SUBBÉTICA

La Sierra Subbética cordobesa es una comarca ideal para los amantes del senderismo en plena naturaleza. Los paisajes y variedad de rutas que ofrece esta sierra es el binomio perfecto entre naturaleza y deporte. De hecho, fue reconocido en 2006 por la UNESCO como geoparque. A continuación, comentaremos las rutas más bonitas y populares de la Subbética 

 Ruta Sierra del Caballo (Almedinilla)

Este singular sendero nace a los pies de la Sierra del Albayate, junto al Museo Histórico de Almedinilla. Todo su recorrido discurre por un antiguo camino romano paralelo al río Caicena y recorreremos 40 minutos que nos llevará hasta la espectacular cascada del Salto del Caballo y coincido con un antiguo camino de época romana.

Una imagen de la ruta Sierra del Caballo (Almedinilla)

Nos encontramos a los pies del Tajo de Las Llanas, formación geológica muy interesante correspondiente a una plataforma de travertino: roca sedimentaria de origen parcialmente biológico. Apreciaremos muchas pequeñas cavidades, refugio de cernícalos primillas, grajos, búhos, palomas… así como de humanos desde la prehistoria en lugares como la Cueva de los Barriguches, roca de travertino que ya fue utilizada por los romanos como cantera. Este camino nos llevará por las ruinas de distintos molinos harineros (del s. XIX) movidos por la fuerza del río, molinos de torre o cubo de los que hubo hasta diez a lo largo del río.

Ruta de la Peña Parda

Esta ruta dura aproximadamente una hora y media y tiene una ruta circular de 5 kilómetros aproximadamente. El sendero comienza junto al bar “La Piscina”, El camino desciende suavemente a la sombra de un pinar y con una bella panorámica. Pronto nos encontraremos a la izquierda con una pequeña caída vertical, por lo que es necesario prestar especial atención, se trata de una covacha conocida como la cueva de la Peña Parda, talm y como se conoce al nombre de esta ruta. 

Una imagen del río Genil

Posteriormente un pasillo entre rocas, desde el cual podremos contemplar el puente renacentista (S. XVI) y el sotobosque del Río Genil, nos llevará hasta el paso del arroyo Gresante. Pasaremos junto a las ruinas del cortijo y andaremos al lado del río, de variada vegetación donde anidan algunas especies de aves acuáticas. Llegaremos al espectacular puente de la carretera de Málaga y a los restos de una antigua noria, comenzaremos un ascenso de lo que antaño fue el castillo árabe, Gómez Arias, quedando en frente el Torreón medieval, conocido por el yacimiento del Hacho. El sendero discurre entre huertos y una antigua cantera. Después de algunos cruces llegaremos a conectar con una carretera asfaltada y con el cortijo de la Molina, giraremos a la izquierda y caminaremos por ella, entre olivos y pinos, hasta llegar de nuevo al camping de Los Caños de Benamejí.

Ruta La Tiñosa (Priego de Córdoba)

Con una longitud de 16 kilómetros (sin subir a La Tiñosa), esta ruta parte del Camino Alto o antiguo de Rute situado junto a la Avenida de España de Priego de Córdoba. Continuamos este recorrido dejando a la izquierda las Canteras de Chichaque y saliendo al camino de Navasequilla.

Subida a la famosa Tiñosa

Dirección al pie de La Tiñosa (punto más alto de la geografía cordobesa) continuaremos por el camino conocido como Mayorazgo-Peñuela, en cuyo final del trayecto el Cortijo de Las Chozas de Toledo, situado justo debajo de La Tiñosa.

Para los senderistas más experimentados que quieran ascender a la cima, se puede hacer subiendo por la cara norte, subida conocida por ‘El fantasma’, aunque también y más suave es la subida por el lado oeste. En lo alto de La Tiñosa encontraremos una caja metálica donde el montañero podrá dejar constancia de su paso por allí.

Ruta de Las Buitreras (Luque-Carcabuey)

Este sendero comienza en la localidad de Luque y tras unos 18 kilómetros alcanza Carcabuey. Su dificultad es media y cuenta con una variante que llega hasta la Fuente del Espino y el cortijo de la Osa, para devolvernos finalmente al sendero principal. 

Una imagen durante la ruta de Las Buitreras

En la vertiente de Luque se encuentra una variante del sendero que lleva hasta la Fuente del Espino, pasando por el cortijo de la Osa para regresar después al sendero principal. Tras pasar por el cortijo de La Nava, y antes de remontar el puerto franqueado por la Sierra de la Lastra y la loma de Abuchite, se pasa por el poljé de la Nava de Luque. El recorrido finaliza en las proximidades de Carcabuey.

Aprovechando esta ruta por la localidad de Carcabuey se encuentra un magnifico restaurante Abrasador que tiene especialidades en platos de la zona como el estofado al estilo andaluz o el gazpacho; y especialmente en carne a la brasa de crianza propia como es la ternera añoja y el cerdo ibérico. 

Mejores rutas de senderismo en Cuenca

El senderismo se ha convertido en una actividad deportiva muy saludable y cada vez con más arraigo entre la población. En la ciudad conquense, concretamente, por su enorme medio ambiente, sumado a que atesora el título como ciudad de Patrimonio de la Humanidad por si riqueza monumental, se ha convertido en una localización con mucha variedad.

Su casco histórico en plena serranía de Cuenca, las Casas Colgadas, ríos como el Huécar y Júcar, y calles empedradas son unos ingredientes exquisitos para todo senderista que quiera huir del estrés. A continuación detallamos algunas de las rutas más bonitas de la ciudad conquense.

Ruta de Cuenca Hoz del Júcar y San Julián el Tranquilo Sendero

Esta ruta, con 8 kilómetros de recorrido, arranca en la denominada Área del Recreo del Peral. hubiera sitio, un poco más adelante en la llamada zona de la explanada de la playa, junto al río hay un parking más grande. Cruzamos por un puente el río Júcar, para caminar por su margen izquierda. Vemos un panel informativo de las sendas que podemos realizar. Comenzamos a subir por una zona urbana, pasando por el Santuario de Nuestra Señora de las Angustias.

Un poco más adelante, tenemos un cruce de rutas. A nuestra derecha sube el Sendero local SL CU 10 sube a la parte antigua de la ciudad. A su vez coincide con el GR 66 Sendero de gran recorrido. En la bajada del hacia el río han construido unas escaleras, que ayudan mucho a salvar el desnivel. Estamos en un buen camino, nos acercamos un poco a la orilla del río Júcar. 

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\cascada.jpg
Cascada de las Grajas

Llegamos a la zona de la Cascada de las Grajas, donde vemos una escuela de piragüismo. Cruzamos por un pequeño puente a la otra orilla. Al otro lado nos esperan las Cascadas de las Grajas.

Recorremos un pequeño trecho por este paseo peatonal, hasta encontrarnos con el desvío a la Ermita de San Julián el Tranquilo. Cruzamos la carretera por un paso de cebra y comenzamos a subir el pequeño repecho que nos separa de ella. En el camino nos encontraremos con dos bonitos miradores. El primero el de San Mesles y un poco más arriba el de San Julián.

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\1554467395_490946_1554467577_noticia_normal.jpg
Uno de los miradores de la ruta donde se contempla toda la ciudad

Pasamos junto a espectaculares miradores. Vemos al fondo del valle el lugar por donde comenzamos este bello paseo. Ahora toca ir bajando poco a poco hasta llegar al punto donde iniciamos la ruta.

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\11111111.jpg
Una de las imagenes de esta ruta

Ruta de las Hoces de Cuenca

Este sendero local, junto al SL-CU 11 y el GR 66, forma parte de la red de itinerarios de senderismo señalizados en torno al casco histórico de la ciudad de Cuenca. Esta red de senderos se entrelaza en diversos lugares. El SL-CU 10 transcurre junto al casco histórico de la ciudad ubicada en un espolón calcáreo tallado por los ríos Júcar y Huécar. El recorrido se realiza por calles, sendas y caminos.

El punto de partida es desde la Puerta de Valencia por el Paseo del Huécar hacia el Teatro Auditorio de Cuenca. Después cruzamos el puente y comenzamos la subida bajo las casas colgadas. A la altura del puente de San Pablo hicimos un par de obligados desvíos: primero hacia la izquierda para visitar las casas colgadas y después hacia la derecha para ver, tras cruzar el puente sobre el río Huécar, el parador. 

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\casas colgadas.jpg
Casas Colgadas de Cuenca

Tras las pertinentes visitas continuamos el recorrido por un sendero por la ladera de la Hoz del río Huécar por el que llegaremos al barrio del castillo. Desde allí podremos hacer una parada en un mirador desde el que se obtienen unas impresionantes vistas hacia el parador, la hoz del río, las casas colgadas.

La ruta continua hacia la muralla y, cerca del Arco de Bezudo, cruza la calle para comenzar a descender hacia el río Júcar, pasando antes junto a la ermita de Nuestra Señora de las Angustias. A la altura de la ermita, si miramos a la montaña de enfrente, podremos ver «los ojos de la Mora».

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\thumb_p5140074.jpg
Arco de Bezudo

Al nivel del río, en la zona de recreo Peral, podemos asomarnos al Júcar desde el puente por el que cruza el otro sendero local (11). Nosotros seguiremos por la orilla por un bonito paseo de madera instalado sobre la pared rocosa sobre las aguas del Júcar. Más adelante llegaremos a la junta de ríos, la confluencia del Huécar y el Júcar, que cruzaremos para remontar junto al Huécar por el parque y la calle Tintes hasta la Puerta de Valencia.

Un punto de encuentro interesante durante las rutas es Restaurante Finca Embid para bien coger fuerzas durante el desayuno e iniciar las diferentes rutas de senderismo que se encuentran en Cuenca y alrededores o bien al término de una de ellas con una comida para reponer fuerzas después de un largo recorrido por la ruta. Este restaurante es especialista en carne de crianza propia de ternera añoja y cerdo ibérico de cebo de campo y está situado dentro de un camping, atesorando un amplio salón y terraza para disfrutar en las estaciones de buen tiempo.

Historia de la Plaza de Almagro

La ciudad de Almagro siempre tiene varios atractivos conocidos para su visita. El Corral de las Comedias, por su historia y exclusividad en España (único en su género en todo el mundo, declarado Monumento en 1955), junto a la Plaza Mayor de Almagro son dos de sus principales argumentos para hacer una detenida visita en la localidad manchega. 

El Corral de Comedias, único en España

La Plaza Mayor de Almagro es para la localidad el punto de encuentro desde su edificación tanto por su puntos comerciales como históricos. Este conclave se constituye como el centro administrativo, comercial y social de la ciudad. Los edificios que la forman tienen en la actualidad uso doméstico y comercial. Además, se encuentra ubicada en el centro del casco antiguo y se desconoce la configuración inicial de la plaza ya que el espacio fue profundamente remodelado en el siglo XVI y posteriormente, en el siglo XIX.

Vista de la principal plaza de Almagro, la Plaza Mayor

Arquitectura

En un primer momento, los corredores superiores eran de carácter público, pero en la segunda mitad del siglo XIX se procedió a su privatización y acristalamiento. Se configura como un espacio público alargado y homogéneo, delimitado por soportales comerciales en planta baja y dos niveles de galerías acristaladas formadas por una estructura de pies derechos y zapatas de madera, con carpinterías de madera en color verde. 

Imagen cedida por arquitectura popular

En planta es un espacio rectangular ligeramente irregular de ciento cinco metros de largo y treinta y siete de anchura, la estructura adintelada de los soportales se compone de ochenta y una columnas toscanas de piedra caliza.

Su tipología coincide con la típica de la plaza manchega en una segunda fase de evolución. Mientras que la primera fase sería la de plazas con galerías abiertas, balaustres y pies derechos de madera, la segunda fase será de galerías cerradas a modo de palcos acristalados y la tercera consistirá en el tabicado de las galerías con fábrica, pero manteniendo el entramado estructural de madera. 

Imagen cedida por arquitectura popular

La parte oeste de la plaza se encuentran de edificios de propiedad privada que continúan el lado mayor sur de la plaza y se puede asimilar al tercer grado de evolución en la tipología de las plazas manchegas: galerías tabicadas con fábrica pero manteniendo el entramado estructural de madera, aquí oculto en ocasiones tras el revoco. Una vez terminado este tramo, los edificios pierden el soportal, tal y como puede observarse al fondo de la fotografía de la derecha. 

Tiene una singularidad especial debido en parte a la proporción excesivamente alargada de su planta, y a la perfecta regularidad de las fachadas de sus lados mayores, sólo interrumpida por la Casa del Señorío de Molina.

Dentro de su uniformidad, la plaza cuenta con elementos singulares: edificios, accesos y zonas de transición son los más destacados. Como edificio singular, pero adaptado al resto del conjunto, se encuentra la Casa del Señorío de Molina, situada en el lado sur de la Plaza Mayor junto al Corral de Comedias, rompe el ritmo regular de soportales y galerías acristaladas

Construcción y transformación

La plaza medieval sufrió una notable transformación a lo largo del siglo XVI, coincidiendo con la llegada a Almagro de los Fúcar, banqueros súbditos del emperador Carlos V. 

Se levantaron nuevos edificios en la plaza y se debe a ellos la influencia de las galerías acristaladas, que ennoblecen y dan un aspecto singular a los dos lados mayores de esta Plaza Mayor de Almagro, denominación con la que tradicionalmente se le ha conocido, aunque en distintos momentos haya recibido otros nombre como de la Constitución, de la República, Real o de España, tras la última Guerra Civil. 

En la década de 1960 se comenzó su restauración que concluyó en 1967, tal como figura en una placa colocada en el edificio del Ayuntamiento. La obra, dirigida por el arquitecto Francisco Pons-Sorolla, devolvió al singular conjunto la nobleza y el esplendor del siglo XVI.

La Plaza Mayor en sus inicios

De planta rectangular irregular, uno de sus lados mayores se abre en la parte correspondiente al Palacio Maestral, y según planos antiguos tiene 125 varas de longitud por 44 de anchura, es decir, 104,5 por 37 metros, aproximadamente.

La Plaza Mayor de Almagro ha sido testigo de múltiples espectáculos de procedencia nacional e internacional: ha visto en su cielo estrellado las acrobacias aéreas del Quijote y ha vibrado su empedrado suelo con la palabra eterna de los autores clásicos, con música en vivo, teatro, danza, caballos o magos. Universos artísticos que han impregnado de luz barroca este singular espacio abierto, equilibrado, noble y elegante: el corazón de Almagro.

Durante la visita a Almagro, se encuentra la magnífica posibilidad de visitar para comer en el restaurante Abrasador Almagro, donde son especialistas en carne a la brasa de crianza propia tanto de ternera añoja y cerdo ibérico de cebo de campo. Además, se pueden disfrutar de otras especialidades de la casa como los «deseos carnosos» o los «duelos y quebrantos».

Las mejores rutas de senderismo para disfrutar del valle de Valderredible

El valle de Valderredible está surcado por el Río Ebro, que lo atraviesa durante 30 kilómetros desde que entra encañonado por Bárcena de Ebro y se ensancha formando meandros en la vega central, hasta que lo abandona en las proximidades de Villaescusa de Ebro encajándose en las Hoces del Ebro. La riqueza del valle apunta a que en esta zona se concentraron poblamientos humanos de época primitiva.

Es por ello que este valle se puede disfrutar de muchas maneras, debido a que se puede recorrer por numerosas rutas de senderismo diferentes y que cada una de ellas atesora su belleza paisajística bajo un denominador común: la naturaleza. A continuación, describimos algunas de las más destacadas por los senderistas.

Ruta del Tobazo

Conocida por su famosa cascada, la ruta del Tobazo comienza en el último pueblo de Cantabria, Villascusa. En una primera andadura de unos 12 minutos siguiendo el GR99 junto al Ebro llegamos a las estribaciones del idílico paraje conocido como » El Tobazo». El entorno es espectacular, afloramientos calizos, cascadas de agua, empinada subida donde podremos llegar al conjunto rupestre.

Ruta del Tobazo, una de las rutas con más belleza paisajísitca del valle

El manantial se alimenta de un modelado kárstico que da lugar a la cascada que va formando  la toba caliza que da nombre al lugar. La Toba es una roca que se forma por la precipitación de la caliza que venía disuelta en el agua que surgía de la surgencía. Esta piedra porosa ha sido muy utilizada para la construcción en la zona. Es una roca porosa y muy manejable. 

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\ruta del tobazo 2.jpg
Otra imagen de la Ruta del Tobazo

El conjunto eremítico que encontramos arriba, causado por formaciones naturales y la mano del hombre, nos lleva a imaginarnos el grado de que podrían tener este conjunto de anacoretas que se instalaron en este lugar allá por el siglo IV. 

Ruta del Mardancho

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\ruta del mardancho.jpg
La Ruta del Mardancho es una de las más sencillas de todas dada su llanura y ruta cirucular

Considerada una de las rutas más sencillas de todas, ya que casi toda su andadura es en llano, y además una de las más históricas por lo que conlleva esta ruta del Mardancho, que es es junto al Panero los dos ríos que se unen al Ebro en Valderredible. Cabe destacar que esta ruta es circular y se acaba en el punto de partida.

En este primer tramo tenemos a la izquierda al farallón del páramo de la Lora. En apenas 30 minutos se puede contemplar la silueta de la Iglesia Gótica de Susilla., conocida como la catedral de Valderredible. Su tamaño y estampa dominan el pueblo. Es del siglo XVI, aunque está muy reformada. En este punto del camino el sendero oficial señala que sigamos camino pero Susilla aún guarda un secreto en el fondo del pueblo. Siguiendo un camino nos vamos a encontrar con una joya del rupestre:» El conjunto rupestre de Santa Mª de Peñota.

Observando algunas casas señoriales de Susilla enfilamos camino a la ermita de la Virgen del Monte. Este tramo, en leve subida, sigue siendo una ruta muy sencilla, nos lleva por un entorno donde los robles van cogiendo protagonismo. En apenas 20 minutos llegamos a un cruce donde nos señaliza la subida a la ermita.

Tras una subida llegamos a una ermita del siglo XVI, reformada en los años 60, que está en un sitio privilegiado. Nos quedamos un rato contemplando la excelente panorámica que tenemos, la Lora. Acto seguido nos encaminamos al último tramo que nos lleva hasta la iglesia Románica de Villanueva. Del siglo XII, tan solo conserva el ábside de la época. Sus canecillos, capiteles y ventanas destacan. Dicen que están realizados por las mismas manos que las de la colegiata de Cervatos. Su visita es obligada y es una de las joyas del Románico de la zona.

Al acabar alguna de estas rutas, pueden disfrutar de un descanso para hacer un alto en el camino y tomar un refresco o comer en restaurante Abrasador Cantabria, especialista en carne a la brasa de crianza propia de ternera añoja y cerdo ibérico de cebo de campo, un lugar acogedor, donde poder disfrutar del conjunto de la naturaleza que ofrece el Ebro.

Alcalá de Henares, la raíz de Cervantes

Para Alcalá de Henares, Miguel de Cervantes ha sido muy importante durante su historia y la actualidad. En 1547 nació en una casa del número dos de la calle de la Imagen, Miguel de Cervantes. Pese que con cuatro años, el escritor abandonó la ciudad, la relación con la misma siempre fue fuerte y profunda. Gracias a la ingeniosa investigación del cronista M. Vicente Sánchez Moltó se demostró que el nacimiento de Cervantes en Alcalá no fue fruto de la casualidad y es por ello que decir Alcalá de Henares es hablar de cultura.

Museo Casa Natal de Cervantes

Tanto es así que la casa donde vivió el escritor se ha convertido en un museo en su honor y dilatada trayectoria que ha supuesto para la ciudad un enorme prestigio cultural. El Museo Casa Natal es un edificio que reconstruye el inmueble donde, según los estudios del historiador Luis Astrana Marín,​ nació el escritor Miguel de Cervantes. Se sitúa en la calle Mayor, junto al Hospital de Antezana. El actual edificio se construyó en 1956, evocando los cánones de la casa tradicional castellano-toledana.

Una ciudad con 2.000 años de historia, cuyo origen se sitúa en la antigua Complutum romana. Recorriendo las calles que vieron nacer a Miguel de Cervantes, el autor del inmortal «Don Quijote de la Mancha», también descubrirá un patrimonio monumental espectacular.

Una de las principales plazas de Alcalá de Henares, la Plaza de Cervantes

Pero es Miguel de Cervantes, el autor de «Don Quijote de la Mancha», una de las obras más importantes de la literatura universal, quien mayor huella ha dejado en Alcalá de Henares. Va a sentir su presencia casi en cada rincón de la ciudad. Su recuerdo y su legado continúan hoy muy vivos, no sólo en su casa natal, convertida hoy en museo, sino también en la agenda cultural de la localidad, y en otros lugares emblemáticos como el Teatro Cervantes, donde se encuentra el corral de comedias más antiguo de Europa.

Teatro Salón Cervantes
Interior del Teatro Salón Cervantes

Una manera divertida, original y diferente de acercarse hasta Alcalá es mediante el Tren de Cervantes. Funciona en primavera y otoño, parte de la estación de Atocha y, durante el trayecto, un grupo de actores vestidos de época representa fragmentos de algunas obras de Miguel de Cervantes. En el viaje las azafatas reparten dulces típicos de Alcalá de Henares. Tras visitar la ciudad con un grupo de guías profesionales, se inicia el camino de vuelta a Madrid en el mismo tren, donde se sortea un libro del Quijote.

Miguel de Cervantes menciona a Alcalá en varias de sus obras (“La ilustre fregona”, “El coloquio de los perros”), pero sobre todo en “La Galatea”, que trascurre en el entorno del río Henares. Y rememora una poco conocida leyenda complutense en el capítulo XXIX de la primera parte del Quijote.  Tal es el calado del escritor con la ciudad que tiene una estatua en su honor para recordar que en la misma nació el mayor escritor en lengua castellana de todos los tiempo y embajador más internacional y autor de la segunda obra literario más leída en todo el mundo. 

Estatua de Miguel de Cervantes

En Alcalá de Henares también se encuentra un magnífico restaurante, Abrasador Casa Benito, especialista en carnes a la brasa de crianza propia tanto de ternera añoja como de cerdo ibérico de cebo de campo, destacando su cordero lechal.  Además, también cuenta con platos caseros, ya sean gachas, callos, judías blancas, cocido o su célebre tortilla de patatas. Platos que te harán disfrutar de lo mejor de la gastronomía local.  En este sentido, los hermanos Ricardo y Mariví ofrecen su buen hacer desde hace más de 40 años.  Su trato familiar y el amplio local con restaurante y terraza, además de la zona de tapeo, son una gran opción para celebraciones, comidas de negocios o para disfrutar de una buena carne a la brasa en Alcalá de Henares.  En especial, el solomillo de ternera añoja a la brasa o las parrilladas de crianza propia son algunos de los platos más demandados por los comensales madrileños.

Los bandoleros y Ronda

El nacimiento de los bandoleros en la ciudad malagueña de Ronda surge en el siglo SXVIII a partir de la defensa de la ciudad ante las tropas de Napoleón Bonaparte. De hecho, cerca de 1400 rondeños se unieron a las tropas de Sevilla y Granada en su lucha contra los franceses que fueron derrotados en la batalla de Bailén haciendo que José Bonaparte abandonara Madrid y Napoleón tomara el mando de sus tropas.

Tras la Guerra de la Independencia, se dice que había guerrilleros que asaltaban los caminos y vivían vagando por el monte aprovechándose de los más inocentes e incautos. Se hicieron tan populares que su imagen, con su característico atuendo y sus trabucos, quedó relacionada ya para siempre con Ronda. La guerra mantenida con los franceses tuvo como consecuencia la destrucción de edificios como el Alcázar, los molinos, almazaras y cultivos, llevando a la población a una situación precaria de ahí la agrupación en la sierra de gentes y contrabandistas en ruta a  Gibraltar hasta principios del siglo XX.

El bandolero en la serranía también adquiría otros cometidos, iba muy  unido en la mayoría  de los casos al contrabando en su ruta hacia Gibraltar y a la afición del toreo, ejemplo de ello tenemos a José Mª el Tempranillo, Juan Caballero, el famoso Vivillo, y como no José Ulloa Navarro “Tragabuches”, uno de los componentes de los siete niños de Écija que luchaban contra las tropas francesas además de bandido, contrabandista y torero, cantaba y según dicen no del todo mal.

Diego Corriente ‘El Bandido Generoso’

Retrato de Diego Corriente ‘El Bandido Generoso’

Fue el primer ejemplo de bandolero que ayudaba a los más necesitados. Una especie de Robin Hood nacido en Utrera y ligado a los jornaleros andaluces.

José Ulloa Navarro ‘El Tragabuches’

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\Tragabuches.jpg
El bandolero, «El tragabuches»

Era uno de los más célebres integrantes de ‘Los Siete Niños de Écija’, una de las cuadrillas de bandoleros más conocidas de la Andalucía del siglo XIX. Su profesión era torero, pero dejó los ruedos tras matar a su mujer y al amante de ésta. Tras el suceso, se alistó en la banda de bandoleros. Una vez disuelto el grupo, se perdió su rastro. Hoy se pueden encontrar referencias a su vida y a la de otros personajes de la época en el Museo del Bandolero de Ronda

José María Hinojosa, bandolero más conocido como El Tempranillo

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\eltempranillo-Mesón-Despeñaperros.jpg
Retrato de «El Tempranillo»

Vivió una vida intensa pero corta, dejando un dilatado recorrido por pueblos andaluces, en los que se mezclan leyendas y hechos verídicosEntre esos municipios está Alameda, el pueblo donde fue asesinado a traición  a manos de otro bandido, “El Barberillo”, que siempre había mostrado cierta envidia por él y dónde se encuentran sus restos mortales. En sus últimos años, pasó de ser un forajido a ponerse a las órdenes de Fernando VII para perseguir a otros bandoleros. Además de la que hoy es su tumba, en el patio de la iglesia de la Inmaculada, se puede visitar el hotel rural que lleva su nombre, donde se pueden encontrar algunos documentos relacionados con su vida. Ya en tierras cordobesas se puede visitar en relación con éste y otros malhechores de la época el Museo del Bandolerismo, situado en la pedanía lucentina de Jauja, donde nació El Tempranillo.

Museo del bandolero

Interior del museo del Bandolero

En la Serranía de Ronda vivieron la mayoría de bandoleros, pero muchos llegaron de distintos puntos de la geografía andaluza y nacional. El Museo del bandolero es un atractivo en la capital del Tajo. De forma amena explica la historia del bandolerismo en España y, sobre todo, en Andalucía. Muestra un recorrido desde los inicios románticos del bandolerismo al problema social en el que derivó.

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\institu4.jpg
Entrada al museo del Bandolero

El Museo está estructurado en torno a cinco salas. Todas componen un recorrido para conocer a los bandoleros a través de imágenes originales, documentos históricos, como partidas de bautismo, certificados de defunción, edictos, cédulas o sellos. También se conservan objetos de la época tales como monedas, trabucos, navajas o pistolas. Un personaje, el bandolero, para conocer toda una etapa de nuestra historia.

Entre tanto historia del bandolerismo y la visita al Museo del Bandolero, es interesante visitar a Abrasador La Carreta también situado en la localidad de Ronda, especialista en carne a la brasa de crianza propia de ternera añoja y cerdo ibérico de cebo de campo, así como gastronomía local de la zona como las migas rondeñas o el rabo de toro.


Murcia, cuna de personajes históricos

Murcia siempre ha sido considerada como una ciudad histórica tanto por sus conocidos monumentos, entre los que destaca la Catedral, como por los personajes ilustres e históricos que han nacido y vivido durante toda su historia en la ciudad.  Poetas, militares, condes, reyes,  nobles; muchos de estos separados por el tiempo, pero siempre con la raíz de Murcia como denominador común. Destacamos algunos de los más importantes para la ciudad.

La principal aportación de esta cuna de multitud de personajes ha llegado desde el mundo del arte, en concreto pintura, literatura y escultura, entre los que cabe destacar a Pedro Flores, Luis Garay o Almela Costa. No obstante, la política nacional también ha contado entre sus filas con importantes hombres de origen murciano, como Saavedra Fajardo, el Conde de Floridablanca.

Conde de Floridablanca

José Moñino Redondo, más conocido como el Conde de Floridablanca, nació en Murcia en el año 1728 y estudió  en el Seminario de San Fulgencio y con tan sólo 20 años obtuvo el título de abogado y la licencia para ejercer en los Consejos y Tribunales de la Corte. En 1766 fue nombrado Fiscal del Consejo de Castilla. El Consejo de Castilla representaba en el siglo XVIII prácticamente todo el poder del reino: era órgano legislativo, consejo político y administrativo y alto tribunal de justicia civil y criminal. 

Conde de Floridablanca fue un político muy importante en el siglo SXVIII

Poco después, en 1772, Grimaldi, por entonces primer ministro de Carlos III, propuso a este como Embajador en Roma y es por ello que el rey, como acto compensatorio, solicitó el nombre de su finca Floridablanca. Cinco años después, ocupó el cargo de Primer Ministro del rey, en el que estuvo 10 años y fue gratamente celebrado en su ciudad natal, Murcia.

Antonio Gálvez

Antonio Gálvez Arce, más conocido como Antonete Gálvez, nació en la pedanía murciana de Torreagüera el 29 de junio de 1819, en el seno de una familia de labradores. Transcurrió su infancia en la huerta, trabajando la tierra para ayudar a su familia, al tiempo que aprendía a leer y escribir por las noches. Este participó en consipraciones del partido progresista, y en 1854 entró en Murcia encabezando un grupo de hombres reclutados en la huerta, logrando así el triunfo de la revolución en esta ciudad.

Antonio Gálvez

No obstante, a los dos años un regimiento real restableció el anterior status quo y obligó a entrenar las armas a la Milicia Nacional, autentica fuerza de choque de los progresistas desde su creación. Gálvez, sin embargo, no desistió y en 1868 dedició apoyar al pronuciamiento del progresista General Prim, que se hizo poco después con el control de Cartagena y Antoñete con el control de murcia, dando así el triunfo de la insurrección en la provincia. Un año después, Antonete protagoniza el emblemático levantamiento republicano en la Sierra de Miravete, teniendo que exiliarse a Orán(Argelia) trás su fracaso, para retornar en 1870 gracias a una amnistía.

Abd al-Rahman II (Abderramán II)

Fue el cuarto Emir Omeya Independiente de Al-Andalús y fundó la ciudad de Murcia a orillas del río Segura. Monarca bondadoso y amante de la cultura y de la paz, logró dotar a Al-Ándalus de uno de sus períodos de mayor prosperidad y tranquilidad, reforzando el Estado, recaudando impuestos, impulsando la cultura y realizando multitud de obras públicas, como la ampliación de la Mezquita de Córdoba.

Este monarca fue el creador de la ciudad de Murcia

 A pesar de esta atmósfera de paz, el reinado de Abd al-Rahman II no quedó exento de algunos conflictos sociales, especialmente protagonizados por los mártires cristianos, que protestaban por la política pro-árabe del emir.

Saavedra Fajardo

Saavedra Fajardo es considerado como el mejor diplomático de la historia

Considerado el mejor diplomático de la historia, Diego Saavedra Fajardo, y uno de los personajes históricos murcianos más importantes de la Edad Moderna. Este diplomático y escritor, fundamentalmente político, representó a la corte española en Europa durante el siglo XVII. De hecho, Saavedra participó en las complicadas negociaciones para poner fin a la Guerra de los Treinta Años. En el mundo de la literatura fue contemporáneo de los autores denominados Siglo de Oro español.

Luis Garay

Este pintor nació en Murcia (Nonduermas) el 17 de septiembre de 1893  y fue conocido por retratar los paisajes murcianos, como las costumbres populares y los bodegones. Su pintura se desmarca de su referente Solana y se acerca más a su entorno, la sociedad en la que vive, a través de escenas cotidianas y de las gentes que encuentra a su paso.

Luis Garay retrató los paisajes cotidianos de la localidad murciana

.

Desde su infancia tuvo un gran interés por la pintura y con 12 años trabajaba como aprendiz en una tienda de ultramarinos de Juan Antonio Garrigós, donde conoció a Pedro Flores y con este empezó a trabajar en un taller litográfico, aprendiendo técnicas fotográficas de retoque.  En 1930 recibió una beca junto a Pedro Flores y Ramón Gaya y expuso en París, en la galería Quatre Chemins y en el Salón de los Independientes, no obstante regresó a su ciudad natal, ya que añoraba su tierra y decidió no marcharse nunca más. De hecho, cuando se inauguró la Escuela de Artes y Oficios de Murcia fue nombrado profesor de Dibujo Artístico hasta que estalló la Guerra Civil y no pudo ejercer este cargo durante la contienda. En 1943 le concedieron el Premio Villacís por su obra “La familia del artista” y en 1956 falleció de problemas respiratorios en su casa de la calle de la Gloria.

Entre la visita a los monumentos históricos de la ciudad y el conocimiento sobre la vida de estos históricos personajes, proponemos la visita a Abrasador Canovas, restaurante especialista en carnes a la brasa de crianza propia de ternera añoja y cerdo ibérico de cebo de campo. Además, también propone gastronomía local como la ensalada murciana, paparajotes o diferentes arroces típicos de la ciudad.

Qué ver en Turleque

La visita a Turleque, pequeña localidad de Toledo, es sinónimo de tranquilidad y paz para el descanso combinada con la belleza de la naturaleza que atesora la localidad toledana. Este municipio de 800 habitantes aproximadamente brinda la oportunidad de realizar el itinerario entre tirerra de estepa manchega y las primeras estribaciones de los Montes de Toledo, denominada la Ruta Finistur.

Principal plaza de Turleque, plaza del Generalísimo

Además, Turleque, entre sus paseos, ofrece descubrir sus monumentos más históricos y emblemáticos del municipio como son la Casa Tercia, la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y el rollo de Justicia. El nombre de turleque proviene de un híbrido entre el latín y el árabe, ya que “tur” proviene del latín, significando “turris”; y “leque” es una partícula diminutiva característica del mozárabe, por lo que Turleque vendría a significar torrezuela o torrecilla.

Casa Tercia

Placa de la Casa de la Tercia

Las Casas Tercias, son aquellos lugares en los que se depositaban los diezmos como pago de lo que hoy llamaríamos impuestos. Por eso aquellos que piensan que la Hacienda Pública y los impuestos son algo de los últimos tiempos, se equivocan. Ya en el siglo XIII los turlequeños llevaban hasta esa Casa Tercia el diezmo correspondiente, o lo que es lo mismo una décima parte del producto bruto obtenido en las cosechas.

Antigua Casa Tercia de Turleque donde se pagaban los impuestos

Iglesia de Nuestra Señora Asunción

Iglesia de Nuestra Señora Asunción en Turleque

Iglesia de una nave con bóveda de cañón dividida en seis tramos por arcos de medio punto y pilastras dóricas. A cada lado de los cinco primeros tramos, se abren capillas de poca profundidad por arcos de medio punto, con uno central dando paso a la puerta.

El baptisterio a la izquierda y la sacristía a la derecha, el acceso a las torres a los pies. Fachada rematada por frontón y dos torres de ladrillo, cuadrada con dos cuerpos separados por imposta de sillares. Dos relojes en caras perpendiculares y campana superpuesta en el frente de la torre de la izquierda, rematadas ambas por capitel con bola, veleta y cruz.

Iglesia de Nuestra Señora Asunción en Turleque

La fachada está rematada por frontón y dos torres. Se atribuyeron los planos de la parroquia al arquitecto D. Juan de Villanueva y D. Julián del Álamo. Fue financiada por el infante de España D. Gabriel Antonio, gran prior de la orden de San Juan de Malta, cooperando también toda la población de Turleque.

El rollo de Justicia

Relatan los historiadores  que se levantó en 1.751, fecha en la que el rey Fernando VI firmó la concesión de título de Villa a Turleque.

Rollo de Justicia en Turleque

El rollo o picota consiste en una columna de piedra asentada sobre unas gradas donde los reos eran expuestos a vergüenza pública, sirviendo así de lección al resto de los vecinos. Se situaban a la salida de las poblaciones, en el camino más transitado, anteriormente estaba situado en la carretera de Consuegra, ya que esta población era cabeza del Priorato. Es una basa sobre la que se levanta una columna de fuste liso con capitel.

Placa del rollo de Turleque

Además de estos preciosos monumentos también se puede hacer la “. El entorno de la ruta Finistur viene marcado principalmente por el embalse de Finisterre. Una impresionante depresión dentro del valle del Algodor, que recoge en épocas de lluvia hasta 35 hectómetros del agua tan escasa en esta comarca. Este “oasis” manchego está en la zona de interés turístico, que por su ubicación, comparte historia y naturaleza entre la estepa manchega y las primeras estribaciones de los Montes de Toledo.

Ruta Finistur a la altura de Turleque

Entre visitas a estos monumentos y rutas está la opción de tomar un descanso y reponer fuerzas para seguir con la hoja de ruta de lugarés de interés de Turleque y visitar el magnífico restaurante Abrasador La Chimenea de Turleque, un restaurante perfecto para tomar tapas o bien carnes, ya que es especialista en carnes a la brasa de crianza propia de ternera añoja y cerdo ibérico de cebo de campo.  Además ofrecen muchísima variedad de café y platos tanto calientes como fríos. Por finalizar, también tienen una despensa en la que poder comprar cualquier producto de calidad como los quesos.

Descubre uno de los lugares naturales con más encanto de Castellón y el secreto de su nombre: El salto de la novia, en Navajas

En plena naturaleza y situado en el camino natural que une Aragón con la Comunidad Valenciana al sur de la provincia de Castellón se encuentra “El Salto de la novia”, en e el municipio de Navajas (Castellón), en la comarca del Alto Palancia.

El salto de agua que abraza la vegetación del paraje da como resultado un lugar recomendado para pasar el día con tranquilidad y hacer senderismo al aire libre. Después de épocas de lluvias y nevado, se puede ver descender el agua abundante por su brazal por su cascada con una altura de treinta metros y que cae las aguas del río Palancia.

Este lugar de gran belleza paisajística tanto por su naturaleza como su “piscina natural” donde se juntan dos piedras que forman un estrecho ha dado lugar a una leyenda y al nombre de la misma: había una tradición en el pueblo consistente en que cuando dos jóvenes estaban a punto de casarse, tenían que someterse a una curiosa pero a la vez peligrosa prueba. La pareja acudía a la zona en la que el río, a su paso por el pueblo, se estrechaba y una vez allí, la chica ante la atenta mirada de todo el público saltaba de una orilla a otra.

Si el salto era limpio y todo salía bien, implicaba que el matrimonio sería próspero y lleno de felicidad. Por el contrario, si se caía, auguraba una vida repleta de infelicidad en la pareja. Esto provocaba que la práctica totalidad de los enlaces no llegaran a realizarse. Pero en una ocasión la historia no tuvo ninguno de los dos finales esperados. Todo el pueblo había subido hasta el río para ver el salto de la novia. La joven no calculó bien las distancias de forma que cayó al río viéndose atrapada en un remolino formado en el agua.

El novio, ante la desesperación, saltó para salvarla, pero no pudo hacer nada, muriendo ambos ahogados apareciendo sus cuerpos sin vida horas después. Tuvo que suceder esta trágica historia para que la absurda tradición fuera cuestionada por los propios habitantes del pueblo y dejara de ser una costumbre entre los novios de la localidad.

Dentro del paraje natural del “Salto de la Novia”, enfrente de la Cascada se divisa el monte Rascaña y en su interior la enigmática Cueva del Reloj que debe su nombre a la puntiaguda piedra que podemos encontrar en su puerta y cuya proyección gracias a los rayos del sol, señalaba la hora a los agricultores que frente a ella trabajaban sus campos.

La visita puede completarse con un recorrido por la Torre Altomira, de origen árabe o en tan solo unos minutos llegar hasta Segorbe, el pueblo donde su catedral te enamorará así como las obras que el Museo Diocesano muestra en sus paredes. También es interesante completar la visita del «El salto de la novia» con «La ruta de la Vía Verde de Ojos Negros«, ya que es considerada la más extensa de toda España debido a sus 180 kilómetros de recorrido, no obstante, es bastante amena gracias a que atesora gran parte del trayecto cuesta abajo y su disfrute con paisajes muy diversos: sierra, bosque, campos de secano, naranjos o chufas. Esta vía verde se ha hecho aprovechando el recorrido del antiguo ferrocarril minero que partía desde la localidad de Ojos Negros para sacar el carbón de la mina hasta el Puerto de Sagunto.

Paraje Natural de El Salto de La Novia.

En la provincia más montañosa y quizás más variopinta de España, se encuentra este precioso  paraje natural entre dos parques naturales, la Sierra Calderona y la de Espadán. La mejor de manera de acceder a este paraje  es andando desde el aparcamiento habilitado muy cerquita. Menos de 1 kilómetro es la distancia a recorrer tras bajar una pendiente. La estrella del paraje es sin duda el gran salto de agua o cascada principal, la Cascacada del Brazal, de 60 metros de caída. Madrugar para visitar el paraje siempre es una buena opción para coger sombre para pasar el día y además, comer cómodamente en las mesas de madera. Llevar escarpines puede ser una buena opción para andar y bañarte con tranquilidad debido a la presencia de piedras.

No obstante, también se puede comer o cenar e incluso hacer un alto en el ruta en Restaurante Abrasador Altomira, especialistas en carne a la brasa de crianza propia de ternera añoja y cerdo ibérico de cebo de campo. Este restaurante es ideal para descansar tomando algo fresco durante la estancia en el paraje y “El Salto de la novia”.