RUTAS IMPRESCINDIBLES DE LA SIERRA SUBBÉTICA

La Sierra Subbética cordobesa es una comarca ideal para los amantes del senderismo en plena naturaleza. Los paisajes y variedad de rutas que ofrece esta sierra es el binomio perfecto entre naturaleza y deporte. De hecho, fue reconocido en 2006 por la UNESCO como geoparque. A continuación, comentaremos las rutas más bonitas y populares de la Subbética 

 Ruta Sierra del Caballo (Almedinilla)

Este singular sendero nace a los pies de la Sierra del Albayate, junto al Museo Histórico de Almedinilla. Todo su recorrido discurre por un antiguo camino romano paralelo al río Caicena y recorreremos 40 minutos que nos llevará hasta la espectacular cascada del Salto del Caballo y coincido con un antiguo camino de época romana.

Una imagen de la ruta Sierra del Caballo (Almedinilla)

Nos encontramos a los pies del Tajo de Las Llanas, formación geológica muy interesante correspondiente a una plataforma de travertino: roca sedimentaria de origen parcialmente biológico. Apreciaremos muchas pequeñas cavidades, refugio de cernícalos primillas, grajos, búhos, palomas… así como de humanos desde la prehistoria en lugares como la Cueva de los Barriguches, roca de travertino que ya fue utilizada por los romanos como cantera. Este camino nos llevará por las ruinas de distintos molinos harineros (del s. XIX) movidos por la fuerza del río, molinos de torre o cubo de los que hubo hasta diez a lo largo del río.

Ruta de la Peña Parda

Esta ruta dura aproximadamente una hora y media y tiene una ruta circular de 5 kilómetros aproximadamente. El sendero comienza junto al bar “La Piscina”, El camino desciende suavemente a la sombra de un pinar y con una bella panorámica. Pronto nos encontraremos a la izquierda con una pequeña caída vertical, por lo que es necesario prestar especial atención, se trata de una covacha conocida como la cueva de la Peña Parda, talm y como se conoce al nombre de esta ruta. 

Una imagen del río Genil

Posteriormente un pasillo entre rocas, desde el cual podremos contemplar el puente renacentista (S. XVI) y el sotobosque del Río Genil, nos llevará hasta el paso del arroyo Gresante. Pasaremos junto a las ruinas del cortijo y andaremos al lado del río, de variada vegetación donde anidan algunas especies de aves acuáticas. Llegaremos al espectacular puente de la carretera de Málaga y a los restos de una antigua noria, comenzaremos un ascenso de lo que antaño fue el castillo árabe, Gómez Arias, quedando en frente el Torreón medieval, conocido por el yacimiento del Hacho. El sendero discurre entre huertos y una antigua cantera. Después de algunos cruces llegaremos a conectar con una carretera asfaltada y con el cortijo de la Molina, giraremos a la izquierda y caminaremos por ella, entre olivos y pinos, hasta llegar de nuevo al camping de Los Caños de Benamejí.

Ruta La Tiñosa (Priego de Córdoba)

Con una longitud de 16 kilómetros (sin subir a La Tiñosa), esta ruta parte del Camino Alto o antiguo de Rute situado junto a la Avenida de España de Priego de Córdoba. Continuamos este recorrido dejando a la izquierda las Canteras de Chichaque y saliendo al camino de Navasequilla.

Subida a la famosa Tiñosa

Dirección al pie de La Tiñosa (punto más alto de la geografía cordobesa) continuaremos por el camino conocido como Mayorazgo-Peñuela, en cuyo final del trayecto el Cortijo de Las Chozas de Toledo, situado justo debajo de La Tiñosa.

Para los senderistas más experimentados que quieran ascender a la cima, se puede hacer subiendo por la cara norte, subida conocida por ‘El fantasma’, aunque también y más suave es la subida por el lado oeste. En lo alto de La Tiñosa encontraremos una caja metálica donde el montañero podrá dejar constancia de su paso por allí.

Ruta de Las Buitreras (Luque-Carcabuey)

Este sendero comienza en la localidad de Luque y tras unos 18 kilómetros alcanza Carcabuey. Su dificultad es media y cuenta con una variante que llega hasta la Fuente del Espino y el cortijo de la Osa, para devolvernos finalmente al sendero principal. 

Una imagen durante la ruta de Las Buitreras

En la vertiente de Luque se encuentra una variante del sendero que lleva hasta la Fuente del Espino, pasando por el cortijo de la Osa para regresar después al sendero principal. Tras pasar por el cortijo de La Nava, y antes de remontar el puerto franqueado por la Sierra de la Lastra y la loma de Abuchite, se pasa por el poljé de la Nava de Luque. El recorrido finaliza en las proximidades de Carcabuey.

Aprovechando esta ruta por la localidad de Carcabuey se encuentra un magnifico restaurante Abrasador que tiene especialidades en platos de la zona como el estofado al estilo andaluz o el gazpacho; y especialmente en carne a la brasa de crianza propia como es la ternera añoja y el cerdo ibérico. 

Mejores rutas de senderismo en Cuenca

El senderismo se ha convertido en una actividad deportiva muy saludable y cada vez con más arraigo entre la población. En la ciudad conquense, concretamente, por su enorme medio ambiente, sumado a que atesora el título como ciudad de Patrimonio de la Humanidad por si riqueza monumental, se ha convertido en una localización con mucha variedad.

Su casco histórico en plena serranía de Cuenca, las Casas Colgadas, ríos como el Huécar y Júcar, y calles empedradas son unos ingredientes exquisitos para todo senderista que quiera huir del estrés. A continuación detallamos algunas de las rutas más bonitas de la ciudad conquense.

Ruta de Cuenca Hoz del Júcar y San Julián el Tranquilo Sendero

Esta ruta, con 8 kilómetros de recorrido, arranca en la denominada Área del Recreo del Peral. hubiera sitio, un poco más adelante en la llamada zona de la explanada de la playa, junto al río hay un parking más grande. Cruzamos por un puente el río Júcar, para caminar por su margen izquierda. Vemos un panel informativo de las sendas que podemos realizar. Comenzamos a subir por una zona urbana, pasando por el Santuario de Nuestra Señora de las Angustias.

Un poco más adelante, tenemos un cruce de rutas. A nuestra derecha sube el Sendero local SL CU 10 sube a la parte antigua de la ciudad. A su vez coincide con el GR 66 Sendero de gran recorrido. En la bajada del hacia el río han construido unas escaleras, que ayudan mucho a salvar el desnivel. Estamos en un buen camino, nos acercamos un poco a la orilla del río Júcar. 

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\cascada.jpg
Cascada de las Grajas

Llegamos a la zona de la Cascada de las Grajas, donde vemos una escuela de piragüismo. Cruzamos por un pequeño puente a la otra orilla. Al otro lado nos esperan las Cascadas de las Grajas.

Recorremos un pequeño trecho por este paseo peatonal, hasta encontrarnos con el desvío a la Ermita de San Julián el Tranquilo. Cruzamos la carretera por un paso de cebra y comenzamos a subir el pequeño repecho que nos separa de ella. En el camino nos encontraremos con dos bonitos miradores. El primero el de San Mesles y un poco más arriba el de San Julián.

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\1554467395_490946_1554467577_noticia_normal.jpg
Uno de los miradores de la ruta donde se contempla toda la ciudad

Pasamos junto a espectaculares miradores. Vemos al fondo del valle el lugar por donde comenzamos este bello paseo. Ahora toca ir bajando poco a poco hasta llegar al punto donde iniciamos la ruta.

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\11111111.jpg
Una de las imagenes de esta ruta

Ruta de las Hoces de Cuenca

Este sendero local, junto al SL-CU 11 y el GR 66, forma parte de la red de itinerarios de senderismo señalizados en torno al casco histórico de la ciudad de Cuenca. Esta red de senderos se entrelaza en diversos lugares. El SL-CU 10 transcurre junto al casco histórico de la ciudad ubicada en un espolón calcáreo tallado por los ríos Júcar y Huécar. El recorrido se realiza por calles, sendas y caminos.

El punto de partida es desde la Puerta de Valencia por el Paseo del Huécar hacia el Teatro Auditorio de Cuenca. Después cruzamos el puente y comenzamos la subida bajo las casas colgadas. A la altura del puente de San Pablo hicimos un par de obligados desvíos: primero hacia la izquierda para visitar las casas colgadas y después hacia la derecha para ver, tras cruzar el puente sobre el río Huécar, el parador. 

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\casas colgadas.jpg
Casas Colgadas de Cuenca

Tras las pertinentes visitas continuamos el recorrido por un sendero por la ladera de la Hoz del río Huécar por el que llegaremos al barrio del castillo. Desde allí podremos hacer una parada en un mirador desde el que se obtienen unas impresionantes vistas hacia el parador, la hoz del río, las casas colgadas.

La ruta continua hacia la muralla y, cerca del Arco de Bezudo, cruza la calle para comenzar a descender hacia el río Júcar, pasando antes junto a la ermita de Nuestra Señora de las Angustias. A la altura de la ermita, si miramos a la montaña de enfrente, podremos ver «los ojos de la Mora».

C:\Users\Usuario\Desktop\eric\thumb_p5140074.jpg
Arco de Bezudo

Al nivel del río, en la zona de recreo Peral, podemos asomarnos al Júcar desde el puente por el que cruza el otro sendero local (11). Nosotros seguiremos por la orilla por un bonito paseo de madera instalado sobre la pared rocosa sobre las aguas del Júcar. Más adelante llegaremos a la junta de ríos, la confluencia del Huécar y el Júcar, que cruzaremos para remontar junto al Huécar por el parque y la calle Tintes hasta la Puerta de Valencia.

Un punto de encuentro interesante durante las rutas es Restaurante Finca Embid para bien coger fuerzas durante el desayuno e iniciar las diferentes rutas de senderismo que se encuentran en Cuenca y alrededores o bien al término de una de ellas con una comida para reponer fuerzas después de un largo recorrido por la ruta. Este restaurante es especialista en carne de crianza propia de ternera añoja y cerdo ibérico de cebo de campo y está situado dentro de un camping, atesorando un amplio salón y terraza para disfrutar en las estaciones de buen tiempo.

La leyenda eterna de la Casa de Campo de Madrid

El pulmón verde más grande de la ciudad. La Casa de Campo de Madrid es un lujo instalado a un paso del corazón de la capital y en el de todos los madrileños que sienten devoción por ella. Además del lago, del Parque de Atracciones, del Zoo y del Teleférico, la Casa de Campo, que fue declarada Bien de Interés Cultural por la Comunidad de Madrid, alberga curiosidades y secretos que queremos recordar. 

Panoramica de La Casa de Campo de Madrid, el pulmón verde de la Comunidad

La Casa de Campo es un jardín histórico y el mayor parque público del municipio de Madrid, en España. Situado al oeste de la ciudad, pertenece al barrio administrativo de Casa de Campo (distrito de Moncloa-Aravaca). Linda al sur con el distrito de Latina, y al oeste con el término municipal de Pozuelo de Alarcón. El parque está prácticamente anexo al monte de El Pardo y tiene una extensión de 1722,6 hectáreas, incluyendo los terrenos del Club de Campo Villa de Madrid, al que cedió parte de su superficie. Duplica la extensión del bosque de Boulogne, en París, y casi duplica la del Parque Forestal de Monsanto, en Lisboa; es dos veces y media mayor que el parque Fénix de Dublín, cinco veces más grande que el Central Park de Nueva York y 6,5 veces más grande que Hyde Park de Londres. 

Una de las zonas de la Casa de Campo

La Casa de Campo, un conocido y extenso bosque perteneciente a la ciudad de Madrid, con 677 metros de cota y que fue un importante lugar estratégico durante la última Guerra Civil. En este lugar cuentan que las que pasan por el Cerro Garabitas camino del cielo, de donde algunos afirman que puede venir el famoso dicho «de Madrid al cielo».

La cota de 677 metros le convierte en una de las zona más altas de la Casa de Campo. La cota más alta es la Puerta de Somosaguas con 690 metros. En la actualidad y desde la cima del cerro existe una torre de vigilancia para los guardas del parque. Desde allí se domina perfectamente Madrid. En la actualidad es una ruta de senderismo.

Otra perspectiva de la Casa de Campo de Madrid

El cerro de Garabitas se halla en la Casa de Campo. Se dice que las almas de los que han vivido y muerto en Madrid se concentran en este lugar tras su fallecimiento y durante la madrugada emigran al más allá. Muy pocos son los que han podido ver este fenómeno consistente en una especie de nube de color violácea y que se eleva lentamente hacia el infinito. Momentos antes se pueden ver unas pequeñas lucecillas, correspondientes cada una de ellas a un alma, que vagan entre las ramas de los árboles, como intentando aferrarse a este Madrid, como no queriendo marcharse. Por eso hay quien dice que la frase «de Madrid al cielo» tiene su origen en esta leyenda.

Aprovechando la visita por Madrid, se encuentra Restaurante Abrasador El Abuelito, este restaurante asador ubicado en el mismo centro de la ciudad de Pozuelo de Alarcón (Madrid), contiene una carta con algunos platos con toque de vanguardia y  los mejores cortes de carne de crianza propia de Abrasador. Un lugar perfecto para una comida, con su menú del día elaborado con alimentos frescos, para tapear con amigos o para cenas de grupo con presupuestos diseñados a medida.

Historia de la Plaza de Almagro

La ciudad de Almagro siempre tiene varios atractivos conocidos para su visita. El Corral de las Comedias, por su historia y exclusividad en España (único en su género en todo el mundo, declarado Monumento en 1955), junto a la Plaza Mayor de Almagro son dos de sus principales argumentos para hacer una detenida visita en la localidad manchega. 

El Corral de Comedias, único en España

La Plaza Mayor de Almagro es para la localidad el punto de encuentro desde su edificación tanto por su puntos comerciales como históricos. Este conclave se constituye como el centro administrativo, comercial y social de la ciudad. Los edificios que la forman tienen en la actualidad uso doméstico y comercial. Además, se encuentra ubicada en el centro del casco antiguo y se desconoce la configuración inicial de la plaza ya que el espacio fue profundamente remodelado en el siglo XVI y posteriormente, en el siglo XIX.

Vista de la principal plaza de Almagro, la Plaza Mayor

Arquitectura

En un primer momento, los corredores superiores eran de carácter público, pero en la segunda mitad del siglo XIX se procedió a su privatización y acristalamiento. Se configura como un espacio público alargado y homogéneo, delimitado por soportales comerciales en planta baja y dos niveles de galerías acristaladas formadas por una estructura de pies derechos y zapatas de madera, con carpinterías de madera en color verde. 

Imagen cedida por arquitectura popular

En planta es un espacio rectangular ligeramente irregular de ciento cinco metros de largo y treinta y siete de anchura, la estructura adintelada de los soportales se compone de ochenta y una columnas toscanas de piedra caliza.

Su tipología coincide con la típica de la plaza manchega en una segunda fase de evolución. Mientras que la primera fase sería la de plazas con galerías abiertas, balaustres y pies derechos de madera, la segunda fase será de galerías cerradas a modo de palcos acristalados y la tercera consistirá en el tabicado de las galerías con fábrica, pero manteniendo el entramado estructural de madera. 

Imagen cedida por arquitectura popular

La parte oeste de la plaza se encuentran de edificios de propiedad privada que continúan el lado mayor sur de la plaza y se puede asimilar al tercer grado de evolución en la tipología de las plazas manchegas: galerías tabicadas con fábrica pero manteniendo el entramado estructural de madera, aquí oculto en ocasiones tras el revoco. Una vez terminado este tramo, los edificios pierden el soportal, tal y como puede observarse al fondo de la fotografía de la derecha. 

Tiene una singularidad especial debido en parte a la proporción excesivamente alargada de su planta, y a la perfecta regularidad de las fachadas de sus lados mayores, sólo interrumpida por la Casa del Señorío de Molina.

Dentro de su uniformidad, la plaza cuenta con elementos singulares: edificios, accesos y zonas de transición son los más destacados. Como edificio singular, pero adaptado al resto del conjunto, se encuentra la Casa del Señorío de Molina, situada en el lado sur de la Plaza Mayor junto al Corral de Comedias, rompe el ritmo regular de soportales y galerías acristaladas

Construcción y transformación

La plaza medieval sufrió una notable transformación a lo largo del siglo XVI, coincidiendo con la llegada a Almagro de los Fúcar, banqueros súbditos del emperador Carlos V. 

Se levantaron nuevos edificios en la plaza y se debe a ellos la influencia de las galerías acristaladas, que ennoblecen y dan un aspecto singular a los dos lados mayores de esta Plaza Mayor de Almagro, denominación con la que tradicionalmente se le ha conocido, aunque en distintos momentos haya recibido otros nombre como de la Constitución, de la República, Real o de España, tras la última Guerra Civil. 

En la década de 1960 se comenzó su restauración que concluyó en 1967, tal como figura en una placa colocada en el edificio del Ayuntamiento. La obra, dirigida por el arquitecto Francisco Pons-Sorolla, devolvió al singular conjunto la nobleza y el esplendor del siglo XVI.

La Plaza Mayor en sus inicios

De planta rectangular irregular, uno de sus lados mayores se abre en la parte correspondiente al Palacio Maestral, y según planos antiguos tiene 125 varas de longitud por 44 de anchura, es decir, 104,5 por 37 metros, aproximadamente.

La Plaza Mayor de Almagro ha sido testigo de múltiples espectáculos de procedencia nacional e internacional: ha visto en su cielo estrellado las acrobacias aéreas del Quijote y ha vibrado su empedrado suelo con la palabra eterna de los autores clásicos, con música en vivo, teatro, danza, caballos o magos. Universos artísticos que han impregnado de luz barroca este singular espacio abierto, equilibrado, noble y elegante: el corazón de Almagro.

Durante la visita a Almagro, se encuentra la magnífica posibilidad de visitar para comer en el restaurante Abrasador Almagro, donde son especialistas en carne a la brasa de crianza propia tanto de ternera añoja y cerdo ibérico de cebo de campo. Además, se pueden disfrutar de otras especialidades de la casa como los «deseos carnosos» o los «duelos y quebrantos».

Fiesta Gastronómica Abrasador 2019