Historia de la Gran Vía del escultor Salzillo

La calle con más afluencia de personas en Murcia ha cambiado la historia de la ciudad y ha provocado una vida más cómoda para los murcianos y turistas. La Gran Vía Escultor Francisco Salzillo, conocida como la Gran Vía, fue un proyecto aprobado por el Ayuntamiento el 29 de Abril de 1949 tras derribar cientos de edificios del casco antiguo, incluidos los baños árabes de Madre de Dios, declarados en Monumento Nacional en 1931.

Esta calle se construyó para conectar el norte con el sur de la ciudad desde la plaza Fuensanta, al norte, hasta la plaza Martínez Tornel, al sur, junto al río Segura. Tardó más de 50 años en construirse, ya que sus primeras obras se remontan a comienzos del siglo XX y tan sólo se había expandido hacia el otro margen del río Segura a través del barrio del Carmen.

Fue a comienzos de los años cuarenta cuando se retomó la idea, aparcada por el estallido de la Guerra Civil Española, de comunicar las dos estaciones ferroviarias de Murcia (del Carmen y Zaraiche), situadas en los extremos sur y norte de la ciudad, seccionando en dos (llamada Y por su construcción), la antigua trama del casco antiguo.

Baños Árabes Madre de Dios

Baños Árabes Madre de Dios

Baños Árabes Madre de Dios

Se aprovechó su mal estado de conservación para ser derribados en 1953 por orden del alcalde Domingo de la Villa, tras unos derrumbes que se achacaron a la lluvia. Este derribo fue muy polémico a pesar de la censura de la dictadura. Sin los Baños Árabes, la Gran Vía pudo ser abierta a partir de 1954, y hasta 1956 no se encontraría completamente despejada, iniciándose los trabajos de alcantarillado y pavimentación.

Metamorfosis del nombre y construcción

Gran Vía Francisco Salzillo

En un primer momento fue denominada como Avenida de José Antonio, siendo renombrada como Gran Vía Francisco Salzillo tras la llegada de la democracia. Actualmente se compone de dos carriles habilitados para turismos en un solo sentido de circulación, hacia el sur (algo que fue instaurado por el primer alcalde de la democracia, José María Aroca Ruiz-Funes), y también de un carril a cada orilla de la avenida para autobuses, taxis y bicicletas en ambos sentidos. Dispone de anchas aceras y de arbolado en el tramo entre la plaza Fuensanta y la plaza Santa Isabel.

Edificios de la Gran Vía

Banco de España

Banco de España

La mayoría de bloques surgieron entre los años 50 y 60, y con la excusa de construir edificios singulares muchos pudieron elevarse hasta 16 alturas, cuando las ordenanzas estipulaban entre 8 y 12. Entre los más valorados están los neoclásicos Banco de España y Delegación de Hacienda, edificado entre 1926 y 1931 (antes de la apertura de la Gran Vía, por los arquitectos Luis Menéndez-Pidal y Álvarez y José Yarnoz Larrosa, o la historicista Delegación de Hacienda (iniciada en 1952), el Banco Exterior, la sede de Cajamurcia y la mole del Vitalicio (hoy Hispania), con la dama de Valdés a sus pies.

Mismo estilo que los primeros edificios de viviendas que se fueron levantando en la nueva avenida, como el Edificio del antiguo Banco Rural Mediterráneo (del arquitecto Damián García Palacios, iniciado en 1955), o el del Banco Exterior.

Después se optó por una recuperación de los esquemas del movimiento moderno en las siguientes construcciones, postulados que se habían abandonado 20 años antes. Dentro de la arquitectura contemporánea, destaca la antigua sede de Caja Murcia, del arquitecto Torres Nadal, de 1978.

Una vez alejado del bullicio de la Gran Vía se encuentra una de las pedanías murcianas, Casillas, en el que se ubica un restaurante referente (36 años de trayectoria) para Murcia como es Restaurante Abrasador Canovas que se ha distinguido en su trayectoria por la calidad de su carne a la brasa tanto de ternera añoja y cerdo ibérico, así como sus arroces entre otros platos.

Interior renovado del salón restaurante Abrasador Canovas

Interior renovado del salón restaurante Abrasador Canovas

RESERVAS

Qué visitar en la provincia de Cuenca

La provincia de Cuenca siempre se ha caracterizado por bonitas localidades y sus conocida naturaleza y riqueza arquitectónica. Además, atesora singularidades como son las Casas Colgantes o Villanueva de la Jara sumergida en la Edad Media. A continuación, repasamos las visitas con más interés de la provincia de Cuenca, tanto localidades como edificios o museos, entre otros destacados.

Casas Colgadas/Cuenca

Casas colgadas

Casas colgadas en Cuenca

Sin duda, una de las visitas imprescindibles en tu paso por la provincia de Cuenca es la visita a las Casas Colgadas en la ciudad de Cuenca. Esta singularidad también llamada Casas del Rey son un conjunto de edificios civiles que se denomina así por poseer una parte de ellas con grandes balcones sobresaliendo en la alta cornisa del rio Huécar. Además, puedes aprovechar la visita a esta ciudad para contemplar la Plaza Mayor de Cuenca o la Catedral.

Belmonte, un viaje al siglo XV

Belmonte /foto cedida por lacerca.com

Es uno de los pueblos más visitados de Castilla-La Mancha. No se trata solo de visitar su castillo, sino de hacer un viaje en el tiempo hacia la Edad Medía, tanto por sus calles como por sus edificios arquitectónicos. Todavía cuenta con la fortaleza de aquella época y mantiene un casco antiguo declarado Bien de Interés Cultural, Belmonte es un verdadero paraíso de villa medieval que alberga sitios de gran interés como una colegiata, un palacio y dos plazas.

Villanueva de la Jara

Villanueva de la Jara

Villanueva de la Jara

Siguiendo con las localidades qué visitar en la provincia de Cuenca encontramos a Villanueva de la Jara, uno de los pueblos más valorados por los castellano-manchegos.  Esta localidad, situada en la Comarca de Manchuela, cuenta con un amplio y espectacular patrimonio, fruto de su desarrollo en la Edad Media. Un patrimonio interesantísimo que deberías de recorrer con toda la tranquilidad del mundo.

Puedes visitar la Basílica de la Asunción, declarada Monumento Histórico-Artístico. Otro monumento religioso de gran importancia es el Convento de las Carmelitas, del siglo XVI. Pero, además, también puedes pasear por su Plaza Mayor y disfrutar de edificios como su Ayuntamiento Renacentista o la Villa Enriqueta, una casa-palacio del siglo XIX.

Parque Natural de la Serranía de Cuenca

Parque Natural de la Serranía de Cuenca

Parque Natural de la Serranía de Cuenca (jucaraventura.es)

Este parque natural de la Serranía de Cuenca se ubica en el nordeste de la provincia de Cuenca y ocupa una superficie de más de 70 mil hectáreas, incluyendo hasta 10 municipios. El enclave más conocido de la Serranía de Cuenca es la Ciudad Encantada declarado Sitio Natural de Interés Nacional en 1929. La Ciudad Encantada es un paraje natural español de formaciones rocosas calcáreas o calizas formadas a lo largo de miles de años. Se localiza cerca de Valdecabras, en el término municipal de Cuenca, en una amplia zona de pinares de la parte meridional de la serranía conquense y a una altitud de 1500 metros.

Ciudad Encantada

Ciudad Encantada

 

Atesora un impresionante paisaje calcáreo, único en el mundo, esculpido por la acción erosiva del agua y el viento. La imaginería popular también ha querido dejar su huella bautizando las fantásticas formas de las rocas con nombres evocativos a su aspecto: el Perro, la Ballena o el Puente.

Cerca de la Ciudad Encantada encontramos una formación similar, los Callejones de Las Majadas, donde la acción erosiva del agua, el hielo y el viento también han dejado su huella en las rocas, dando lugar a una especie de callejones de piedras con formas singulares. También destaca en este parque natural Monumento Natural del Nacimiento del Río Cuervo.

Castillo de Uclés

Castillo de Uclés

Castillo de Uclés

Este castillo esta situado entre un kilómetro cuadrado rodeado de murallas y torreones. Tan inexpugnable que nunca fue conquistado y  fue reconvertido en monasterio en los siglos XVI y XVII, y llamado, por su gran belleza, El Escorial de la Mancha. Del castillo primitivo podremos ver la Torre del Palomar, la del Póntido y la Albarrana, las únicas que se conservan. La torre Albarrana es en realidad el Castillo Nuevo construido en el s. XV. Además, la albacara cristiana es excepcional: un espacio en forma de dientes de sierra, punto de reunión de los caballeros. En el s. XII pasaría definitivamente a ser parte de Castilla, y casa madre de la Orden de Santiago.

Así las cosas, la provincia de Cuenca atesora numerosos argumentos para visitarla en todo su territorio tanto por sus bonitos pueblos como por su riqueza arquitectónica. Además, cuenta con restaurantes espectaculares como restaurante Abrasador Finca Embid, junto a un camping que recibe el mismo nombre, ubicado en plena naturaleza conquense. Este restaurante ofrece carne a la brasa de crianza propia, tanto ternera añoja como cerdo ibérico de cebo de campo para hacer un alto en el camino y así disfrutar de una escapada a esta maravilla de provincia como es Cuenca.

Fachada restaurante Abrasador Finca Embid Cuenca

Fachada Abrasador Finca Embid

RESERVAS

Así es la cocina de restaurante Abrasador Niagara’s

La cocina quizá sea el espacio más desconocido para los clientes de los restaurantes y en restaurante Abrasador Niagara’s queremos que os hagáis una idea de cómo trabajamos y de alguna de las cosas, entre otros platos y tapas, que podemos ofrecer de este restaurante situado en Callosa de Segura (Alicante). Desde la experiencia y profesionalidad adherida por el grupo Abrasador desde que nos asociamos en 2018 con excelentes cortes y piezas de carnes a la brasa de crianza propia, en Niagara’s ofrecemos una carta y platos variados llenos de fabulosas recetas con gastronomía tradicional y novedosos.

Restaurante parrilla en Callosa de Segura ( Alicante)

Restaurante brasa en Callosa Segura

Este restaurante asador de Callosa de Segura, Alicante, es un referente para las personas de la Vega Baja del Segura. Desde su creación se ha distinguido este restaurante por su excelente servicio, cercano y profesional, acompañado de una carta llena de sabores y platos típicos de la zona, sin olvidar el magnífico tapeo clásico de esta zona alicantina en la que abundan tapas brillantes. Desde 1978, este establecimiento mediterráneo sobresale por su maestría en la elaboración de fantásticos arroces y carnes a la brasa de crianza propia. Incluso es conocido por su riqueza y variadas tapas gastronómicas.

Las especialidades del restaurante liderado por Francisco Javier Amorox Cecilia junto con sus hermanos radican en las recetas más secretas de la tierra de sus fundadores que fueron sus abuelos en 1978 y así ofrecen gran variedad de tapas y excelentes que son muy conocidas en la zona como trocina de añoja y timbal de piquillos que fue galardonado como tercer premio en “Tapas concurso nacional de Alicante”. Además, también destacan nuestra ternera de orza con polvo de pistacho, papas Niagara’s con jamón ibérico y huevo o los riquísimos fingers de ternera.

Tabla para Dipear

Tabla de crianza propia para dipear o compartir

Torre de piquillos con trocina de añoja

Torre de piquillos con trocina de añoja

 

Así, en este restaurante si en algo se diferencia es por la calidad de sus tapas ya que puedes encontrar desde un tataki de ternera con praliné y crujiente de pistacho o braseado de verduras Cheddar hasta unas habitas baby con bacon ibérico y huevo o nachos con guacamole.

Tataki de ternera

Tataki de ternera añoja con praline de pistachos

Como no podía ser de otra forma y siendo el gran atractivo del restaurante, Abrasador Niagara’s sirve carnes de crianza propia Abrasador hechas a la brasa en horno cerrado, para que ante la ausencia de oxígeno el poro de la carne cierre y sea más rápido su cocinado en brasa y quedando mucho más jugoso. Parrilladas de carne como la parrillada Suprema que es una degustación de la piezas nobles de ibérico y ternera. Además, también puedes encontrar medallón de ternera amielado y variedad de hamburguesas para que elija la que más te apetezca ese día como la hamburguesa Gourmet, Ibérica Manchega, Abrasador XL o trio miniburguer.

Parrillada Suprema de Abrasador

Parrillada Suprema Abrasador

Corte noble tierno y jugoso de la ternera Abrasador

Medallón de ternera añoja con toque de miel y curry ideal para hacer a la brasa.

Hamburguesas 100% carne ternera

Trio de miniburguer

Los arroces también son platos de calidad de Abrasador Niagara’s ya que en la zona alicantina no podía faltar este tipo de alimentos. Arroz con conejo y caracoles o arroz con costra son algunos de los arroces más demandados.

No podía faltar los postres. Caseros y deliciosos. Así es la valoración común de quienes los prueban ya que son elaboraciones realizadas por nosotros con mucho cariño y profesionalidad.  Tarta de tres chocolates, pan de calatrava o tarta de queso son algunos de los postres más demandados por quienes nos visitan. No te quedes sin disfrutar esta experiencia inolvidable.

RESERVAS

Asociarse al Grupo de Restaurantes Abrasador ayuda a aumentar entre un 30% y un 50% las reservas.

Conoce los lugares de interés de Béjar

La ciudad bejerana destaca por su gran oferta de edificios históricos

Béjar siempre ha destacado por ser una de las ciudades más importante, sino la que más, de la Sierra de Béjar tanto por su número de población como por su notable oferta atractiva de sus edificios históricos. Desde 1974 declarado conjunto artístico por su casco histórico, Béjar atesora historia, naturaleza, rutas y un sinfín de argumentos para visitar esta preciosa ciudad.

En el casco histórico de la ciudad puedes pasar hasta un día entero visitando monumentos históricos ya que se concentran en este espacio de la localidad salmantina como es el Palacio Ducal. Fue declarado en 1931 Bien de Interés General. Con un patio interior renacentista donde destaca una fuente llamada Venera, el actual aspecto se debe a Francisco de Zuñiga y Guiomar; de ahí que se pueda avistar en sus escudos las letras F y G. Actualmente alberga el Instituto Ramón Olleros Gregorio de Educación Secundaria y Bachillerato.

Fachada Palacio Ducal/castillosdeolvido

Fachada Palacio Ducal/castillosdeolvido

Palacio Ducal/fuenteturismodeobservacion

Palacio Ducal/fuenteturismodeobservacion

Otro de los edificios históricos y de los más importantes de la localidad es la Iglesia de El Salvador. De origen medieval y ampliada durante el siglo XVI fue quemada durante la Guerra Civil en 1936. Más tarde fue reconstruida y a destacar se encuentra en su interior el paso procesional de Nuestro Padre Jesús de las Victorias.

Iglesia El Salvador

Iglesia El Salvador

En este sentido, también destaca la Iglesia de Santa María la Mayor. Fue construida en diferentes etapas y con varios estilos como el románico, que fue el primero que se asentó en Europa, mudéjares y góticas. Al parecer, según los historiadores, su origen pudo ser una sinagoga. Lo más interesante es el ábside románico mudéjar y la torre de granito, en la que en el último cuerpo se le ha añadido un campanario.

Iglesia de Santa María la Mayor/lagacetadesalamanca

Iglesia de Santa María la Mayor/lagacetadesalamanca

Además de estas dos históricas iglesias, Béjar atesora un atípico parque renacentista denominado El Bosque y de los pocos jardines renacentista italiano que se conservan. Construido para ser un lugar de recreo por los Duques de Béjar en el siglo XVI, con un estanque, estatuas, y un palacete. En el siglo XIX se reformó basándose en el estilo que imperaba en la época como era el estilo románico. Desde 1946 es un bien de interés cultural.

El Bosque de Béjar-imagen bejarbiz

El Bosque de Béjar-imagen bejarbiz

Plaza de toros de El Castañar

Plaza de toros de El Castañar/ABC

Plaza de toros de El Castañar/ABC

Situada en el paraje “El Castañar”, esta plaza de toros data de 1711 ya estaba construida según los historiadores.  Después de su reforma del siglo XIX ha pasado a tener el ruedo redondo ya que en un primer momento tenía una estructura rectangular. Es conocida como “La Ancianita” ya que es una de la plazas taurina con más antaño del panorama español.

Muralla medieval del siglo XVI

Muralla medieval del siglo XVI

Muralla medieval del siglo XVI

La muralla urbana de Béjar fue construida por los árabes, y ampliada en el siglo XIII por el Rey Alfonso VIII desde la Plaza Mayor hasta la Puerta de la Villa (reformada en el siglo XVI), dotando a este tramo de las Puertas del Matadero, Puerta Nueva y Campo Pardo, Barrio Neila, Solana y San Nicolás, que dieron lugar a las callejas que aún hoy existen. Las murallas de Béjar son unos de los restos más antiguos que aún hoy día pueden contemplarse en Béjar, aunque sólo quedan algunos tramos de muralla y las puertas del Pico y de San Pedro o San Antón.

Convento San Francisco

Convento de San Francisco

Convento de San Francisco

Este convento del siglo XIII fue uno de los primeros que los franciscanos levantaron en la zona. Tuvo adosada una gran iglesia que desapareció, ya que esta totalmente restaurada desde su nacimiento. Lo mejor conserva es el claustro; es el claustro bajo y el alto de severa sencillez y de gran amplitud.  En su interior está ubicado el museo de Valeriano Salas, también podemos encontrar dentro de este convento la biblioteca municipal, archivos municipales, conservatorio de música y danza y otras dependencias municipales.

Museo Valeriano Salas

Museo Valeriano Salas

Así mismo, otro de los museo que no puedes dejar de visitar es el Museo del escultor Mateo Hernández. Se ubica en la antiguaIglesia de San Gil, del que solo se conserva su ábside y parte de su portada principal; esta construcción moderna y de dudoso gusto, alberga parte de la obra del escultor bejarano Mateo Hernández, así como obras de otros escultores coetáneos. Destacan algunos retratos y figuras humanas, como “La Bañista”, una de sus creaciones más famosas, y las esculturas de animales.

Interior restaurante Abrasador Armando en Bejar, Salamanca

En resumidas, Béjar cuenta con mucha historia. Incluso sus restaurantes como Restaurante Abrasador Armando con una trayectoria de 60 años de cocina. Cuenta con especialidades como la carne a la brasa de crianza propia de ternera añoja y cerdo ibérico de cebo de campo.

RESERVAS

 

De visita en Campo de Criptana

La localidad criptanense atesora más monumentos históricos que los archiconocidos molinos

Mencionar a Campo de Criptana es echar una mirada hacia Don Quijote. Tanto la reconocible imagen de los molinos de viento como la lucha que emprendió el hidalgo de Cervantes se han convertido en la seña de identidad de esta preciosa localidad que atesora una riqueza en edificios históricos y vida cultural y artística. Pese a ello, la localidad criptanense atesora mucho más edificios y monumentos qué ver que los molinos de viento de Don Quijote.

Los Molinos de Viento

Los molinos de viento, un icono de Castilla-La Mancha

Los molinos de viento, un icono de Castilla-La Mancha

Sin duda, el gran atractivo de la ciudad. Los Molinos de Viento son conocidos por su mención en el capítulo VII de la primera parte de El Quijote, en el siglo XVIII. Hasta 10 molinos de viento se asientan sobre la ladera y cima de la colina entre los parajes de «Sierra de los Molinos» y «Cerro de la Paz».; tres de ellos con fecha del siglo XVI como el Molino Infante, Molino Sardinero y Molino Burleta. En 1978 fueron declarados Bien de Interés Cultural.

Museo Sara Montiel

Museo Sara Montiel

Museo Sara Montiel

Otro de los Molinos más conocidos es el Culebro ya que se encuentra el Museo Sara Montiel en el que podemos contemplar una exposición-homenaje a Sara Montiel, actriz y cantante de trayectoria nacional e internacional más que destacable, que recoge todos sus éxitos y recuerdos, fotografías, vestidos y reliquias de diverso signo. A la entrada del museo, una leyenda que no deja lugar a la duda: «Sara Montiel, gigante universal. La diva entre las divas».

Además, se puede optar por realizar la ruta de los molinos que se desarrolla por la Sierra de los Molinos y la Plaza Mayor. Permite conocer uno por uno los diez ‘gigantes’ que aún se conservan en Campo de Criptana, las cuevas y el barrio albaicín, además de visitar monumentos importantes como El Pósito.

 

El Pósito

El Pósito

El Pósito

Durante tu visita a Campo de Criptana no debes perderte El Pósito. Este edificio del siglo XVI, ampliado en el siglo XVIII durante el reinado de Carlos III, fue sede de un banco agrícola que, bajo el control del Ayuntamiento, prestaba grano a los agricultores en época de carestía como adelanto del año venidero. Su finalidad era doble: realizar préstamos en especie a los agricultores, que los reintegraban al año siguiente una vez recogida la cosecha, y regular el mercado del trigo, cuando el precio de éste y el del pan tendían desmesuradamente al alza, con el fin de evitar o atenuar posibles conflictos sociales. En la actualidad es Museo Municipal, contiene una muestra permanente de arqueología, alberga exposiciones temporales, conferencias y actos institucionales.

Barrio de Albaicín

Barrio de Albaicín

Barrio de Albaicín

Perderte entre las preciosas calles de este barrio criptanense es sin duda uno de los mejores planes que realizar durante esta escapada. Albaicín aglutina hermosas calles estrechas y empinadas que en forma de pequeño laberinto se extiende a los pies de la Sierra de los Molinos.  Este barrio comprende escalinatas y un colorido blanco y azul que tiñe las casas y zócalos de la ciudad. Así mismo, durante el recorrido podrás disfrutar de vistas privilegiadas de los molinos que por la noche aparecen como gigantes iluminados.

Iglesia Parroquial ‘Nuestra Señora de la Asunción’

Iglesia Parroquial ‘Nuestra Señora de la Asunción’

Iglesia Parroquial ‘Nuestra Señora de la Asunción’

Quizá sea el edificio religioso más histórico de la ciudad. Levantado a base de esfuerzo y orgullo por parte de los criptanenses, merced a sus donaciones, trabajo y material para el edificio parroquial que fue incendiada en 1936 durante la Guerra Civil. Ya en 1958 se inauguró la actual Iglesia Nuestra Señora de la Asunción.

La parroquia de grandes dimensiones y gran altura destaca por su campanario que se puede avistar desde diferentes punto de la ciudad. Lo más destacable es la bóveda bahida del crucero además de la torre exterior. En su interior, además de las vidrieras de los extremos del crucero, que representan a Santo Tomas de Villanueva y a San Juan de Ávila, son de interés dos tallas escultóricas en madera: la llamada virgen de Villajos de finales del siglo XIII y el Cristo de la Expiración, esta última de Juan Cristóbal, artista del siglo XX. Así mismo, merece la atención del visitante las pinturas que decoran el altar mayor del pintor Isidro Antequera y las sencillas y decorativas cenefas del pequeño abside de Francisco Valbuena hijo.

Cueva-Silo

Cueva silo Campo de Criptana

Cueva silo Campo de Criptana

Debido a su particularidad, esta cueva merece la visitarla ya que no podemos encontrar edificios históricos de tal semejanza por la península ibérica. Se encuentra situada junto al Molino Infanto del siglo XVI. Este recurso patrimonial de la localidad servía a los molineros para almacenar el trigo pero que, con el paso del tiempo, se convirtieron en humildes viviendas.

Esta cueva-silo, que ha sido recuperada y rehabilitada recientemente, perdió su utilidad a finales de la década de los 60 o principios de los 70 del pasado siglo y en ella se ha encontrado numerosa información de las costumbres de la época. Su interior se divide en dos habitaciones, la más próxima a la entrada cuenta con una chimenea y la del fondo, con un pequeño pesebre.

Ermitas de Campo de Criptana

Ermitas de Campo de Criptana

Ermitas de Campo de Criptana

Otro de los patrimonios religiosos más destacados de Campo de Criptana son la multitud de ermitas construidas entre los siglos XVI y XVIII, que cuentan con importantes elementos artísticos típicos del Renacimiento y del Barroco. Ermita de la Veracruz, Virgen de la Paz, Santa Ana, entre otras son de las ermitas que comprenden los monumentos religiosos más destacados de la ciudad manchega.

Como no podría ser de otra forma, Campo de Criptana también es conocida por su gastronomía ya mencionada por Cervantes en Don Quijote. Uno de los restaurantes más destacados tanto por su idilio con la historia de la localidad como sus conocidas especialidades en platos de la zona y carnes a la brasa es Restaurante Abrasador La Alforja de Sancho. Sin duda una magnífica ocasión para rememorar platos de la época y disfrutar de una de las mejores carnes de crianza propia del territorio español.

Restaurante Abrasador La Alforja de Sancho

 

RESERVAS

Qué ver en Toledo

Descubre Toledo, una ciudad de tres culturas

Toledo mantiene la tradiciones y monumentos históricos de las tres culturas que se han asentado a lo largo de su historia como es la musulmana, judía y cristiana. La iglesia de Santo Tomé o la sinagoga de Santa María la Blanca son fiel reflejo de la tradición viva de la ciudad además de destacar ser un referente nacional por su exquisita gastronomía.

Esta histórica ciudad ubicada en la colina de Castilla-La Mancha, siendo capital de esta y principal punto de interés merced a su gran variedad patrimonial en la que a continuación destacaremos los monumento históricos más destacados en la ciudad que fuera casa del pintor manierista El Greco.

Vista panorámica de Toledo

Vista panorámica de Toledo

Catedral de Toledo

Catedral de Toledo

Catedral de Toledo

Sin duda, una de las principales atracciones es la Catedral de Toledo denominada Catedral Santa María o Catedral Primada de España. De estilo gótico y construida entre el siglo XIII y XV (1226 Y 1493), destaca por su exquisita y llamativa fachada exterior (hasta tres diferentes) que la convierten en una de los monumentos más importantes de España y catedrales más interesantes del mundo. La principal fachada está construida con una torre de 92 metros de altura; la segunda es la fachada más antigua como es la Puerta del Reloj; y la última en construirse fue la Puerta de los Leones.

Pese a su exuberante fachada exterior, el interiorismo del principal monumento de la ciudad no tiene nada que envidiar a su cara exterior. La Capilla Mayor y su retablo, la Sala Capitular, la Capilla Mozárabe, las vidrieras, el Coro o el Tesoro, entre otros, provocan que merezca la pena pagar 10 euros para acceder al interior.

Mirador del Valle

No se trata de un monumento, pero sí uno de los reclamos turísticos más valorado. El Mirador del Valle se ha convertido en ese espacio donde contemplar amaneceres y atardeceres y disfrutar de esos momentos que se guardan en la retina. Se puede contemplar diferentes edificios históricos como el Alcázar o el río Tajo.

Sinagoga de Santa María La Blanca

Es una de las muestras de la cultura judía de la ciudad toledana. Situado en el barrio judío, es uno de los monumentos favoritos para visitar tanto a residentes como a turistas. De origen religioso mudéjar fue construido en el siglo XII (1180) y utilizado como sinagoga por más de 200 años. Luego fue utilizada como iglesia bajo la advocación de la Virgen en 1411.

Su limpieza arquitectónica exterior contrasta con un precioso interior con arcos de herradura, paredes blancas y pilares octogonales que a posteriori han servido para construir otras sinagogas en otros países. Además de esta, en el barrio de la Judería se encuentra otra sinagoga interesante como el Tránsito del siglo XIV y en su interior el Museo Sefardí.

Alcázar de Toledo

Junto con la Catedral de Toledo, el Alcázar es el edificio que sobresale en cualquier panorámica de Toledo. Ubicado en lo más alto de la ciudad el edificio histórico fecha a mediados del siglo XVI cuando Carlos V ordenó la construcción de una nueva residencia real.  Esta fortaleza medieval con forma rectangular tiene orígenes romanos y en su interior se encuentra la preciada Biblioteca de Castilla-La Mancha.

Monasterio de Juan de los Reyes

Monasterio de Juan de los Reyes

Monasterio de Juan de los Reyes

El convento de San Juan de los Reyes es un cenobio perteneciente a la Orden Franciscana, que fue construido bajo el reinado de Isabel I de Castilla con la intención de convertirlo en mausoleo real, en conmemoración de la batalla de Toro y del nacimiento del príncipe Juan. Se trata de una de las más valiosas muestras del estilo gótico isabelino y el edificio más importante erigido por los Reyes Católicos.

Puerta de Bisagra en Toledo

Puerta de Bisagra en Toledo

Puerta de Bisagra en Toledo

Es de origen musulmán y fue totalmente reconstruida bajo los reinados de Carlos V y Felipe II.  Es una entrada monumental abierta en las murallas de la fachada norte de la ciudad de Toledo. Al monumento lo flanquean esta entrada dos grandes torreones circulares. El cuerpo que da a la ciudad tiene otra puerta de arco de medio punto, flanqueada por dos torreones cuadrados rematados por tejados piramidales.

Plaza Zocodover

Plaza Zocodover

Plaza Zocodover

La plaza de Zocodover es el actual centro social de la ciudad, pero también ocupa el lugar donde a lo largo de la historia se instalaban los mercadillos en Toledo. Es la principal plaza de Toledo y el punto de encuentro de toledanos y turistas. Es más, junto a la Plaza de Zocodover, se encuentra la calle Sillería (donde se encuentra nuestra oficina), que es donde se hacían las sillas de montar a caballo y a esos animales que se vendían ahí en la plaza. También fue lugar de mesones y posadas al ser zona de paso de viajeros que venían hasta la ciudad.

Puente de San Martín

Puente de San Martín en Toledo

Puente de San Martín

Es uno de los puentes históricos y monumentales más importantes de la ciudad sobre el río Tajo junto al de alcántara que se encuentra en el extremo opuesto. De origen gótico tiene la particularidad de disponer un perfil prácticamente plano y es soportado por un total de cinco arcos u ojos. Hasta 1976 este puente medieval tuvo que soportar el tráfico rodado. En la actualidad sólo está permitido el tránsito de peatones.

Iglesia de Santo Tomé

Iglesia de Santo Tomé

Iglesia de Santo Tomé

Es otro de los monumentos que no te puedes perder en la visita a Toledo. No tanto por su edificación arquitectónica, que también, sino porque con esta visita podrás disfrutar de la espectacular belleza de la famosa pintura El Entierro del Conde de Orgaz de El Greco.

Castillo de San Servando

Castillo de San Servando

Castillo de San Servando

El castillo de S. Servando está enclavado en el cerro del mismo nombre, en la margen izquierda del río Tajo y próximo al puente de Alcántara. El castillo está realizado en mampostería y de roja fábrica de ladrillo es el coronamiento de torres y de muros del costado meridional. Es una de las mejores obras de arquitectura militar mudéjar de España. Fue utilizada en diferentes épocas para defender la confluencia de caminos que accedían al puente y como fortaleza de defensa militar de la ciudad, por lo que fue objeto de numerosos destrozos y en la actualidad se encuentra muy restaurada y utilizado como albergue juvenil.

Mezquita Cristo de la Luz

Mezquita Cristo de la Luz

Mezquita Cristo de la Luz

Este nombre fue adquirido cuando en el siglo XII se convirtió en una iglesia tras la reconquista cristiana. Construida originalmente en el siglo X, es junto con la Mezquita de Córdoba, la más antigua de las mezquitas que se conservan en España.

Además, Toledo se ha convertido en un referente culinario en la cocina castellana.  Dos de los restaurantes mejores de la ciudad de Toledo son Restaurante Abrasador El Ambigú situado en  pleno corazón de Toledo y Restaurante Abrasador Toledo; restaurantes perfectos para una comida o cena, con sus menú del día o bien para tapear con amigos.

En estos restaurante además de los mejores platos de la cocina castellano-manchega podemos encontrar especialidades en carnes a la brasa ya que cuentan con ternera añoja y cerdo ibérico de cebo de campo y cortes exquisitos con mucha formación profesional.

RESERVAS RESTAURANTE ABRASADOR TOLEDO 

Salón Restaurante Abrasador Toledo

Salón Restaurante Abrasador Toledo

RESERVAS ABRASADOR EL AMBIGÚ

RESTAURANTE ABRASADOR EL AMBIGÚ

Restaurante Abrasador El Ambigú

Ronda, un viaje al pasado de Andalucía

El municipio malagueño se ha convertido en uno de los principales destinos para visitar por los españoles por su riqueza arquitectónica y la conservación viva de la historia de Andalucía

Visitar Ronda significa conocer el corazón de la provincia de Málaga y reencontrarse con el pasado de Andalucía por sus baños árabes, palacios o puentes con mucha historia. De hecho, conversa hasta cuevas primitivas donde puedes contemplar el arte Paleolítico en la Cueva de la Pileta.

Considerado uno de los pueblos con más esencia andaluza, Ronda aglutina numerosos argumentos para visitarlo y perderse entre sus calles y tirar de imaginación cómo era la vida por aquel entonces contemplando monumentos históricos del siglo XVIII como es el Puente Nuevo Ronda, una de las principales postales por antonomasia de la localidad malagueña.

Puente Nuevo Ronda

Otra perspectiva del Puente Nuevo de la Ronda

Otra perspectiva del Puente Nuevo de la Ronda

Se ha convertido en el edificio más emblemático de la ciudad. Fue construido el primer puente en 1735, no obstante, seis años más tarde se derrumbó provocando la muerte de 50 personas. La segunda construcción se produjo en 1751 e inaugurado en1793, destacando la gran labor del arquitecto José Martín de Aldehuela y hasta 1839 era considerado el puente más alto del mundo con una altura de 98 metros.

Esta alma de la ciudad está construida de sillería de piedra y se muestran dos arcos a los lados que sostienen la estructura que soporta la calle, hecho que no tenía la primera construcción. Como anécdota, en la parte superior se encuentran las dependencias del puente que fueron utilizadas como prisión en los primeros tiempos del puente y más tarde como mesón. En la actualidad es un centro de interpretación del entorno.

El diseño del puente consistió en macizar el barranco sobre el que se asienta para poder construir un arco de 15 metros. La piedra la obtuvieron del mismo Tajo de Ronda (es el desfiladero sobre el que se aposenta Ronda, y por el que discurre el río Guadalevín) e izó 100 metros en vertical. La altura del Tajo de Ronda es la de un edificio de 30 plantas y los muros que sirven de arranque al arco central tienen las mismas dimensiones que la Giralda de Sevilla.

Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería

foto Caballería en la plaza de toros de Ronda (Málaga)

Caballería en la plaza de toros de Ronda (Málaga)

Junto al Puente Nuevo de Ronda se convierte en el otro monumento emblemático de la ciudad. La Real Maestranza de Caballería de Ronda es una de las plazas de toros más importantes y de las más antiguas de España.  Se inauguró en el año 1785 y se popularizó la “corrida goyesca“, en la que se sustituyen los trajes de luces por otros típicos del siglo XVIII. En la actualidad solo se celebra un evento al año: la Feria Goyesca (en septiembre). Fue declarado como Bien de Interés de Cultural en su categoría de Monumento y también fue diseñado por el mismo arquitecto que finalizó el diseño del Puente Nuevo de Ronda, Martín de Aldehuela.

Alameda del Tajo

Conocida en el pasado como Alameda de San Caros es un paseo lleno de naturaleza arbolada y jardín botánico que se levantó a principios del siglo XIX. No te olvides de visitar el Balcón del Coño, que recibe el nombre por su corta e intensa descripción al asomarse por el mismo y contemplar las vistas del mirador. Antes pasaremos por la Plaza de la Merced donde se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced que fue construida en el siglo XVI.

Además, durante este precioso paseo, finalizando el parque de la Alameda del Tajo encontraremos el Paseo de los Ingleses situado sobre los acantilados donde se encuentran los mencionados balcones de vértigos.

Baños Árabes

Baños Árabes en Ronda

Baños Árabes en Ronda

 

Los Baños Árabes son de época nazarí entre el siglo XIII y XIV. Las recientes excavaciones realizadas hasta ahora han permitido rescatar las tres salas de baño (fría, templada y caliente) y las cubiertas con bóvedas de que se comunican por arcos de medio punto. Se conservan, además, parte de las calderas y de los sistemas de conducción de agua.

Cuentan con la singularidad de conservar completa su estructura, con las diferentes estancias e instalaciones que lo organizaban, siendo los más grandes y mejor conservados de la Península Ibérica.

La Casa del Rey Moro

La Casa del Rey Moro

La Casa del Rey Moro

La Casa del Rey Moro de Ronda aglutina varios monumentos que se compone en tres partes: una mina de agua de época musulmana, una casa de estilo neomudéjar y un jardín diseñado por Jean Claude Nicolas Forestier declarado Bien de Interés Cultural en 1943. Tiene una extensión completa de casi 4.000 m². El conjunto se encuentra elevado sobre el escarpe del tajo en la zona norte de la antigua ciudad musulmana, justo en el extremo opuesto a la Puerta de Almocábar y el antiguo Alcázar. Actualmente la mina y el jardín se encuentran abiertos al público para su visita.

Puente Viejo

Hasta la construcción del Puente Nuevo de Ronda, en el siglo XVIII, fue llamado La Puente Nueva, y desde la construcción del Puente Nuevo comenzó a llamarse «Puente Viejo»; este puente ponía en comunicación a la ciudad con el incipiente barrio del Mercadillo. De origen dudoso y debatible se cree que fue una obra romana reconstruida por los árabes.

El puente es de un arco de 31 metros de elevación sobre el nivel del río. Hace algunos años fue restaurado, transformándose totalmente los pretiles del siglo XVII que impedían la vista del Tajo al fondo por su altura y pavimentándolo de nuevo. Asimismo, se abrieron cuatro balcones sobre el río para apreciar desde ellos las bellezas naturales del Tajo y el paisaje del fondo.

Palacio de Mondragón

Palacio de Mondragón

Palacio de Mondragón

Es sin duda el monumento civil más significativo de Ronda. Dice la leyenda que fue residencia del gran rey Abbel Malik, hijo del sultán de Marruecos Abul Asan.  Es en la actualidad El Museo Municipal de Ronda y alberga en sus instalaciones una colección permanente que ofrece un discurso sobre la historia de la comarca apoyado en las diferentes investigaciones arqueológicas desarrolladas hasta el momento en el territorio. También conocido como palacio del marqués de Villasierra, es un edificio mudéjar-renacentista.

Pero la ciudad de Ronda además de albergar la historia viva de Andalucía también destaca por su gran gastronomía. En Ronda puedes encontrar platos de calidad con mucha historia rondeña y carnes de crianza propia tanto de ternera añoja como de cerdo ibérico de cebo de campo en Restaurante Abrasador La Carreta. Ubicado en el casco histórico de la ciudad, se trata de un restaurante con una carta variada y con un servicio formidable para disfrutar de tu visita a Ronda.

Restaurante Abrasador La Carreta de Ronda

Terraza Abrasador La Carreta