Descubre uno de los lugares naturales con más encanto de Castellón y el secreto de su nombre: El salto de la novia, en Navajas

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

En plena naturaleza y situado en el camino natural que une Aragón con la Comunidad Valenciana al sur de la provincia de Castellón se encuentra “El Salto de la novia”, en e el municipio de Navajas (Castellón), en la comarca del Alto Palancia.

El salto de agua que abraza la vegetación del paraje da como resultado un lugar recomendado para pasar el día con tranquilidad y hacer senderismo al aire libre. Después de épocas de lluvias y nevado, se puede ver descender el agua abundante por su brazal por su cascada con una altura de treinta metros y que cae las aguas del río Palancia.

Este lugar de gran belleza paisajística tanto por su naturaleza como su “piscina natural” donde se juntan dos piedras que forman un estrecho ha dado lugar a una leyenda y al nombre de la misma: había una tradición en el pueblo consistente en que cuando dos jóvenes estaban a punto de casarse, tenían que someterse a una curiosa pero a la vez peligrosa prueba. La pareja acudía a la zona en la que el río, a su paso por el pueblo, se estrechaba y una vez allí, la chica ante la atenta mirada de todo el público saltaba de una orilla a otra.

Si el salto era limpio y todo salía bien, implicaba que el matrimonio sería próspero y lleno de felicidad. Por el contrario, si se caía, auguraba una vida repleta de infelicidad en la pareja. Esto provocaba que la práctica totalidad de los enlaces no llegaran a realizarse. Pero en una ocasión la historia no tuvo ninguno de los dos finales esperados. Todo el pueblo había subido hasta el río para ver el salto de la novia. La joven no calculó bien las distancias de forma que cayó al río viéndose atrapada en un remolino formado en el agua.

El novio, ante la desesperación, saltó para salvarla, pero no pudo hacer nada, muriendo ambos ahogados apareciendo sus cuerpos sin vida horas después. Tuvo que suceder esta trágica historia para que la absurda tradición fuera cuestionada por los propios habitantes del pueblo y dejara de ser una costumbre entre los novios de la localidad.

Dentro del paraje natural del “Salto de la Novia”, enfrente de la Cascada se divisa el monte Rascaña y en su interior la enigmática Cueva del Reloj que debe su nombre a la puntiaguda piedra que podemos encontrar en su puerta y cuya proyección gracias a los rayos del sol, señalaba la hora a los agricultores que frente a ella trabajaban sus campos.

La visita puede completarse con un recorrido por la Torre Altomira, de origen árabe o en tan solo unos minutos llegar hasta Segorbe, el pueblo donde su catedral te enamorará así como las obras que el Museo Diocesano muestra en sus paredes. También es interesante completar la visita del «El salto de la novia» con «La ruta de la Vía Verde de Ojos Negros«, ya que es considerada la más extensa de toda España debido a sus 180 kilómetros de recorrido, no obstante, es bastante amena gracias a que atesora gran parte del trayecto cuesta abajo y su disfrute con paisajes muy diversos: sierra, bosque, campos de secano, naranjos o chufas. Esta vía verde se ha hecho aprovechando el recorrido del antiguo ferrocarril minero que partía desde la localidad de Ojos Negros para sacar el carbón de la mina hasta el Puerto de Sagunto.

Paraje Natural de El Salto de La Novia.

En la provincia más montañosa y quizás más variopinta de España, se encuentra este precioso  paraje natural entre dos parques naturales, la Sierra Calderona y la de Espadán. La mejor de manera de acceder a este paraje  es andando desde el aparcamiento habilitado muy cerquita. Menos de 1 kilómetro es la distancia a recorrer tras bajar una pendiente. La estrella del paraje es sin duda el gran salto de agua o cascada principal, la Cascacada del Brazal, de 60 metros de caída. Madrugar para visitar el paraje siempre es una buena opción para coger sombre para pasar el día y además, comer cómodamente en las mesas de madera. Llevar escarpines puede ser una buena opción para andar y bañarte con tranquilidad debido a la presencia de piedras.

No obstante, también se puede comer o cenar e incluso hacer un alto en el ruta en Restaurante Abrasador Altomira, especialistas en carne a la brasa de crianza propia de ternera añoja y cerdo ibérico de cebo de campo. Este restaurante es ideal para descansar tomando algo fresco durante la estancia en el paraje y “El Salto de la novia”.

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *